Adele no quiere parecer "desgraciada"

l La cantante británica Adele se alzó en la madrugada de ayer como gran triunfadora de la 54 edición de los Grammy celebrada en Los Ángeles, convertida en un emotivo homenaje a la diva del soul Whitney Houston, hallada muerta el sábado en la misma ciudad. Pero otra mujer, Adele, fue la gran protagonista de la noche. La británica, de 23 años, se llevó los seis galardones a los que había sido nominada: mejor álbum del año y mejor disco pop por 21; mejor canción y mejor grabación por su tema Rolling in the Deep; mejor interpretación pop por Someone Like You y mejor vídeo musical. "Tengo que dar las gracias a mis médicos, que me devolvieron la voz", señaló Adele, quien describió 21 como un disco inspirado en una "relación basura" y ha anunciado que ya no escribirá otro álbum sobre rupturas que la hagan parecer una "desgraciada".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios