CARMEN ENRÍQUEZ. Periodista y escritora.

"Don Juan Carlos no creía que doña Letizia fuese la persona adecuada"

-Se ha cumplido ya el primer año de reinado de Felipe VI. ¿Cree que lo está haciendo bien?

-Yo creo que sí. Yo le pongo un 7. Se han dado pasos muy significativos en la dirección correcta. Que se haya delimitado quién es la Familia Real, que no pueda desempeñar trabajos retribuidos, que haya un código de buena conducta para todas las personas que trabajan en Zarzuela, que se haga una auditoría externa de las cuentas... Todo esto me parece positivo.

-¿Qué le ha faltado hacer en este tiempo?

-Han faltado cosas, por ejemplo cuando el Rey es proclamado y hace su discurso, hace un énfasis especial en contactar con los sectores de la población más desfavorecidos, más vulnerables, pero no lo hemos visto. También echo en falta que al Rey podamos escucharlo en una televisión, en una radio, contestando preguntas. Es verdad que la corona tiene que ser muy cautelosa, pero a veces tienen que arriesgarse un poco y definirse.

-¿Cómo es la relación de la Reina con Juan Carlos?

-La sintonía entre el rey Juan Carlos y doña Letizia no ha sido buena, porque don Juan Carlos no tenía plena confianza en que Letizia fuera la persona adecuada para casarse con el Príncipe y que diera el perfil que ellos creían que tenía que tener la futura Reina de España. En los últimos tiempos el rey Juan Carlos ha hecho cosas con las que se ha equivocado. Una de ellas ha sido comentar que una de las razones por las que no se atrevía a abdicar era porque pensaba que doña Letizia no era la persona adecuada y porque no iba a hacerlo bien. Sabía que le llegaría a doña Letizia.

-¿Qué piensa ella cuando realiza un discurso y se habla mucho más del diseñador de su traje?

-Le frustra. Evidentemente es tan perfeccionista y se prepara todo tan concienzudamente... Pero es que en los últimos tiempos tiene un estilo muy rompedor y tiene que darse cuenta de que eso va a provocar una reacción. Supongo que ahí tiene que haber un equilibrio. ¡Hubo noticias en el telediario cuando se cortó el pelo!

-¿La mejor decisión del rey Juan Carlos en los últimos años ha sido abdicar?

-Sí. Yo creo que la Monarquía del rey Juan Carlos estaba amortizada. Después de Botsuana y de la aparición pública de Corinna, por mucho esfuerzo que se hacía no se remontaba y los problemas de salud le hacían estar demasiado a menudo ausente de la escena pública.

-Plantea que hay un prejuicio a la hora de posicionarse a favor de la Monarquía. ¿Por qué cree que es?

-No lo sé. Es un fenómeno muy curioso, es como si todo el mundo tuviera un poco de vergüenza. No lo entiendo. Los españoles, las fuerzas políticas tienen reparo a pronunciarse a favor de una institución que en otros países, no solamente no hay ningún prejuicio, sino que ven en esta forma de Estado una opción que les da mayor visibilidad y que favorece que la gente se interese más y que incluso contribuye a que más gente visite el país. Hay una cierta hipocresía. Le damos un cheque condicionado.

-¿Se atrevería a hacer un titular con la postura que cada partido adopta frente a la Monarquía?

-El PP es Respeto a medio plazo; el PSOE es Respeto a pesar de su republicanismo; UpyD, La monarquía no es un problema, pero tampoco son monárquicos; PNV, Rechaza la monarquía porque no favorece sus propios intereses; y CiU, parecido. IU es Abiertamente republicana, lógico, son de mayoría comunista. Que conste que Podemos no está en el libro porque ellos no quisieron estar.

-Curioso es que el PSOE con unas bases "profundamente republicanas" haya tenido siempre esa relación con la Corona.

-Sí, es curioso. Al final ellos han apreciado mucho más el 23-F porque confiaban menos. De hecho, el rey Juan Carlos ha tenido la mejor relación con Felipe González y con el que peor se ha llevado ha sido con Aznar.

-Explica como Rubalcaba sacrifica su imagen por estar en primera línea en la abdicación del Rey.

-Efectivamente, y por que el relevo en la monarquía se hiciera con el apoyo de los dos grandes grupos. El papel de Rubalcaba ha sido clave, ha sido admirable, porque ha renunciado a su propio interés personal exponiéndose a que las personas de su propio partido pensaran que se estaba agarrando al poder, cuando lo único que estaba haciendo era esperar.

-¿Cree que la Monarquía necesita convencer de su utilidad?

-Parece que sí. Todavía hay gente que no tiene claro que ha sido una institución útil. Ahora que está el panorama político tan fragmentado... incluso más. Que haya una Jefatura del Estado por encima de ideologías es bueno, porque aporta estabilidad, puede arbitrar y en un momento dado puede buscar el bien común. Creo que ha funcionado bien, y creo que Felipe VI puede hacerlo bien, si le deja la ciudadanía.

-¿Pero la gente no quiere oír hablar de derechos de sangre?

-Es que elegir a un Jefe de Estado no te da la garantía de que vaya a ser un acierto. Los derechos de sangre no se pueden cambiar, eso es la monarquía. Se garantiza así que la persona que va a desempeñar el papel de rey haya estado preparado desde que es pequeño.

-El caso Nóos. Una piedra dura de digerir para el Rey.

-Ellos mantuvieron una distancia total y absoluta con los duques de Palma. No creo que sea un asunto muy complicado de resolver, no se le puede pedir responsabilidad por lo que ha hecho su cuñado o su hermana. Aunque nunca es agradable tener a tu hermana sentada en un banquillo.

-¿Cómo cree que madurará la nueva Corona?

-Tienen que seguir en el papel de siempre, en el de arbitraje y moderación, que la gente se sienta representada por ellos. Tienen que ganarse la confianza de la gente y en este sentido creo que hay que hacer un esfuerzo más todavía, viajando más y con más baños de multitudes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios