Érase una vez unos concejales pegados a un móvil

l No pueden vivir sin él. Sus responsabilidades no les dejan de respiro no tan siquiera durante la celebración de los plenos. Además, parecen haber estudiado una coreografía ensayada para que, o bien no molesten a sus compañeros, o bien para que nadie pueda ni tan siquiera adivinar lo que están diciendo. Sea como fuera se podría decir aquello que, al menos en el Ayuntamiento de Almería, ninguno de los integrantes del pleno municipal se encuentra fuera de cobertura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios