Final feliz para un mal principio

l Lunes Santo. Comenzó el día con un cielo plomizo preñado de malos augurios. La cofradía del Polígono de San Pablo se quedó en su capilla. No quisieron arriesgar. Aún pesa lo del año pasado. Otra Semana Santa sin alcanzar la Catedral. Santa Genoveva demoró su salida para luego recortar su itinerario. Cambió el Arenal por la Avenida de la Constitución. La tarde después se fue arreglando. Todo fue saliendo conforme a lo previsto. Santa Marta perfumó con su nuevo aroma a jacintos un cortejo fúnebre acompasado con el tañir de la campana de San Andrés. Las Aguas trajo los únicos rayos de sol por la collación del Arenal. Las Penas invitó a la ciudad a sumirse en el clasicismo de su cofradía. La Vera-Cruz selló de cera verde las calles del centro. San Gonzalo demostró otra vez por qué es de Triana y el Museo hechizó la noche. Final feliz para un principio de olvido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios