Francisco recupera su identidad

l Treinta y dos años ha tenido que esperar Francisco Madariaga (derecha) para recuperar su identidad. Es el nieto número 101 al que las Abuelas de Plaza de Mayo han logrado identificar como hijo de una desaparecida de la dictadura militar argentina. Nació en el centro clandestino de detención conocido como El Campito, en Buenos Aires, donde permaneció su madre, secuestrada cuando estaba embarazada de cuatro meses. El bebé fue dado ilegalmente en adopción a la familia de Víctor Gallo, un oficial del Ejército que participó primero en el golpe militar y luego en los levantamientos de carapintadas. El joven comenzó a sospechar de su identidad porque su madre legal no era muy precisa con sus orígenes. Francisco recurrió a las Abuelas para hacerse la prueba de ADN. Después de 32 años, ayer se reencontró con su identidad y con Abel, su padre (izquierda).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios