Garzón, en el banquillo de los acusados

Baltasar Garzón se sentó ayer por primera vez en el banquillo de los acusados, por ordenar presuntas escuchas ilegales a los abogados del caso Gürtel. Se trata del primer proceso contra el magistrado que dentro de una semana será juzgado por tratar de investigar los crímenes del franquismo. Vestido con toga negra y puños de encaje blanco sobre un traje gris con corbata clara, el juez, de 56 años, compareció con semblante serio ante el Tribunal Supremo en el primero de los juicios que amenazan con poner fin a su carrera. Medio centenar de personas se congregó allí para expresar su apoyo a Garzón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios