Juegos contra llantos infantiles

El síndrome posvacacional, si es que existe, no sólo afecta a los mayores sino que también se deja notar en los más pequeños de la casa. La vuelta al trabajo de los padres con la llegada del 1 de septiembre también supone la entrada en la guardería de los niños de la casa, que ven cómo la libertad de la que han disfrutado durante los meses estivales se limita ahora a lo que les dejen hacer las profesoras de la guardería, que ayer debieron redoblar el ingenio para apagar los llantos de más de un novato.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios