Miércoles que supo a gloria

l Con la incertidumbre como compañera de penitencia se desarrolló un Miércoles Santo que sirvió de recuperación de la fiesta. Miradas pendientes del cielo mientras que el suelo iba alfombrándose de la cera de los nazarenos de las nueve cofradías que ayer sí salieron. Costaleros que se ajustan el costal para rozar los cielos de Sevilla en una levantá y nazarenos que buscan una capilla a la sombra de la Maestranza. Un miércoles que supo a gloria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios