"La Pepa no habría sacado ni un 1% en un referéndum"

-¿Saben mucho de bicentenarios sus alumnos?

-A mis alumnos españoles les suena mucho lo que sucedió en Cádiz en aquella época, esencialmente porque muchos son de Cádiz, pero no han profundizado.

-¿Y los alumnos extranjeros, los Erasmus?

-No tienen ni idea. Es un descubrimiento.

-¿Ni los franceses?

-Ni los franceses, pero no es extraño. España, historiográficamente, es una gran desconocida para Europa. Hasta hace poco España salía en los libros de Historia europeos para hablar de su época imperial y de la Guerra Civil.

-Para un historiador, ¿cuál es el valor real de la Constitución de Cádiz del Doce?

-Supone el arranque del liberalismo, pero no olvidemos que se trata de un periodo breve de nuestra historia. Tiene un valor simbólico. Rompe un statu quo, pero no por su aplicación, sino por el significado. De hecho, era un texto poco práctico para la época.

-¿Tenemos a La Pepa en exceso idealizada?

-Ahora es posible que se haya magnificado y antes, fuera de Cádiz, se consideraba como un hecho accidental. Ni una cosa ni otra.

-¿Y a qué se debe?

-Nuestra democracia es joven y debe buscar su genética, un enraizamiento.

-Derríbeme algún topicazo sobre el Doce.

-Cádiz está considerada la cuna del liberalismo, y así fue porque aquí se promulgó una Constitución liberal. Pero Cádiz no era liberal. Los comerciantes eran el eje de la economía y ellos querían regresar a su monopolio de Indias. No hay nada más antiliberal que los monopolios.

-¿Qué echaría de menos, 200 años después, del Cádiz de la Constitución?

-El apasionamiento del pueblo por lo público, por la política. Era efervescente, lo que se ve en la multitud de panfletos que se publicaban. Era una sociedad muy viva, con mucho debate. Ahora interesa poco lo público y menos la política.

-¿Cómo definiría a los padres de La Pepa ?

-Su rasgo principal sería la ingenuidad. Eran, como bien definía el periodo en el que estábamos a punto de adentrarnos, unos románticos. Creyeron que podrían cambiar con una ley todo un estado de cosas. Existía un gran desconocimiento sociológico de la España de la época. La introducción de sus ideas, no sólo en España, sino en toda Europa, llevaría un siglo.

-¿Unos incomprendidos?

-Algunos reformistas radicales y los revolucionarios tienen la idea de que se puede transformar al hombre y sus usos sociales de la noche a la mañana. Pero, en el fondo, hasta los más progresistas necesitan anclajes con sus propias costumbres.

-Como observador y como historiador, ¿qué opina del entusiasmo por la celebración de fastos históricos?

-Comprendo que Cádiz desee proyectarse al exterior con esta magnífica excusa y llegarán cosas de tipo material que serán buenas para la ciudad. Pero también le digo que creo más en el trabajo del día a día con sentido social y responsabilidad para transformar las cosas. El Doce pasará, como en su día pasó el 92, y habrá que pensar en seguir sin mirar ya en lo que nos llegará de fuera.

-¿Los políticos saben de historia?

-Poquito, pero lo peor es cuando la reinventan para hacerla a medida de ambiciones nacionalistas.

-¿En Andalucía también?

-Menos, pero también. Elevar a categoría la tolerancia musulmana y su legado en Andalucía es exagerado.

-Dígame un personaje de la época que le inspire.

-Jovellanos. Este país hubiera necesitado a muchos Jovellanos. Fue un personaje que vivió el arranque del Doce con una gran dimensión política y sentido común. Propugnaba avances sin rupturas, sin revoluciones. El modelo violento francés se repitió en demasiadas ocasiones.

-¿El Doce fue una inspiración en la Transición?

-En el 78 nadie se acordaba del Doce.

-Pero la Transición tiene algo de ese jovellanismo al que usted hace referencia.

-Sin duda, fue un gran esfuerzo de reconciliación de hombres de izquierdas y derechas para crear una Constitución en la que cupiera todo el mundo.

-¿En La Pepa no cabían todos?

-No, de hecho cabían muy pocos. Si hubieran hecho un referéndum de la Constitución entre los españoles en 1812, no la habría aprobado ni un 1%.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios