"La crisis ha hundido ideologías como el capitalismo a la Thatcher"

-¿Qué hace un ex presidente del Parlamento Europeo?

-Pues a muchas cosas. Me dedico a mi profesión de abogado, que es lo que yo he sido siempre; también intento explicar a los alumnos de la Complutense cómo funcionan las instituciones europeas por dentro. Y luego, tengo esas presidencias que se reservan a los ex presidentes, que son de relumbrón y que hace falta que tengas ganas de trabajar sin cobrar.

-¿Y, usando una expresión de moda, esos trabajos son más o menos coñazo que los oficiales?

-Eso depende de la afición que tengas, ja, ja. Bueno hay ratos que son muy pesados en esas presidencias, y otros que no, pero si no me divirtiera no iría. A fin de cuentas son voluntarios.

-¿La crisis servirá para unir o desunir más a Europa?

-Estaba el riesgo de que hubiese servido para desunirnos, pero como se ha comprobado muy pronto que desunidos no íbamos a ninguna parte, no hemos tenido más remedio que unirnos. En una crisis como esta, si uno se descuelga, el capital huye.

-A mí se me hace raro prestar dinero a los bancos ¿a usted no?

-Bueno, los bancos viven de que les prestemos dinero, que luego ellos colocan mejor y más caro que lo colocaríamos nosotros. El problema es que ahora se lo tenemos que prestar a la fuerza, porque si no se nos cae el tinglado.

-Lo de la derecha nacionalizando la banca también es extraño.

-Por lo menos, sorprendente. Es un medio como otro cualquiera de garantizar. Lo que se está es tranquilizando al consumidor diciendo mire usted, si no se fía de su banco o caja de ahorros, descuide que estoy yo... y los otros 26 de la Unión Europea y sus millones de habitantes.

-Es decir, más avalistas.

-Sí. Es como lo que se cuenta de Botín padre, al que los pobres pedían en la iglesia que les diera limosna "por Dios" y él nunca daba, hasta que un pobre le pidió "por Dios y por la Virgen" y él contestó: "Hombre, con dos firmas ya es otra cosa", ja, ja.

-¿La crisis ha aparcado las ideologías?

-Yo creo que cuando uno está en mitad de la tempestad y se lo pueden tragar las olas, lo primero es salir a flote. Hombre, yo le diría que aquí hay algunas ideologías que se han hundido. Lo mismo que con la caída del muro una forma determinada de socialismo se vino abajo, aquí lo que se ha venido abajo es una forma de capitalismo, que es la de los norteamericanos de desregulación, especulación sin límites... es decir, el capitalismo a la Thatcher. Y el que está saliendo es la economía social de mercado, con el Estado vigilando y regulando.

-¿Tenía razón Marx con eso de que las crisis cíclicas acabarán con el capitalismo, o todo lo contrario?

-No, el capitalismo rebrota. Después de cada crisis sale fortalecido.

-¿Usted sufre la crisis o es rico de familia?

-No, no, yo no soy rico de familia ni me he hecho rico. Como todos, padezco la crisis. Hay quien dice que a los abogados nos viene muy bien. Y yo digo sí, nos trae mucho trabajo, pero luego no nos lo pagan. El problema es para todos. Tampoco presumo de ser pobre, pero tendremos que ajustarnos.

-Hay quien dice que la crisis no es real.

-La crisis es muy real, y además son varias: la de Estados Unidos, que ha hecho filigranas con préstamos poco sólidos y que ha creado la alarma y provocado una crisis de confianza. Y en España hay una crisis del ladrillo, que va a durar tres años por lo menos.

-¿Cuál es su memoria histórica?

-Yo soy un niño del exilio. Mi memoria histórica es que cuando veníamos a España, y veníamos de Portugal, que no era Jauja, te encontrabas un ambiente de miseria y de cerrazón enorme, con muchas tragedias en familias. Mi memoria es que eso no debe repetirse. Que con una vez basta, de eso no más.

-¿Hasta dónde hay que llegar en esa recuperación de la memoria?

-Yo creo que si una familia quiere saber dónde están los restos de sus muertos, hay que ayudarlas. Pero hay que parar ahí, y no hacer de eso una causa nacional, porque no lleva a ninguna parte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios