Cuando las mascotas caben en la palma de la mano

l La bendición de animales con motivo de la festividad de San Antón en la capital almeriense cumplió con la tradición de congregar a cientos de personas que pedían una buena ventura para quienes son parte de sus familias. Perros (los más) y gatos compartieron espacio con aquellos que son menos dados a demostrar emociones como las tortugas. Todos ellos, de una correa o en sus propias manos se pasearon con ellas por el casco histórico para mostrar su ternura y amos hacia ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios