Las monjas necesitan una furgoneta

l Sor María del Pilar y Sor Ángeles son monjas de clausura de las Agustinas de la Encarnación. Cocinera y bibliotecaria, respectivamente. Una vez al mes, obtienen licencia de su clausura para ir al economato asistencial de la calle Peral en la furgoneta del jardinero del convento. Una docena de conventos se surten de alimentos para sus fines sociales: huérfanos, mujeres abandonadas, prostitutas, drogadictos. El denominado almacén de los pobres lo inauguró en 2001 el cardenal de Sevilla, monseñor Amigo. 24 hermandades del Casco Antiguo son los vehículos a través de los cuales se benefician personas que carecen de hogar, del calor de una familia o que acreditan esas necesidades. En torno a 70 voluntarios, con la batuta de Manuel Baquero, gerente del economato, mantienen viva esta llama cofrade de la solidaridad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios