"El mundo necesita que la UE tenga peso político suficiente"

-Se habla mucho de la pérdida de peso internacional de la UE.

-Eso sería lo mismo que decir que antes tenía peso y creo que nunca lo ha tenido como Unión Europea, más allá del peso comercial que suponen sus productos o del moral que suponen algunas veces sus intenciones.

-¿Y podrá alcanzar un papel determinante?

-Debería, el mundo necesita que la UE tenga un peso político suficiente. En el marco de la seguridad se están dando bastantes avances, pero no quiere decir que estemos al final del camino.

-¿Cuáles son los grandes hitos de ese camino?

-En primer lugar, tener una política económica común. Y en segundo lugar una política de seguridad y defensa creíble. Se acaba de crear la Agencia Europea de la Defensa, que lo único que pretende es armonizar los instrumentos como, por ejemplo, el calibre de las balas. Porque hoy la UE sale a una misión de paz y cada Ejército tiene un sistema de comunicaciones.

-¿Los países europeos están preparados para esa cesión de soberanía?

-Pues sí, por dos razones. Ya no son pesos pesados; en el caso de Francia, ya no tiene el peso moral que tenía, ni militar. Y a Alemania creo que le interesa mucho más por su reciente historia incardinarse dentro de la UE.

-Unión frente a la globalización.

-Hoy día la gobernanza global es más compleja, se lucha además contra unos enemigos que no tan tangibles como antes y eso requiere muchos recursos. Ni siquiera Estados Unidos en solitario puede, cuanto menos cualquier país europeo.

-¿A qué se refiere con esos enemigos no tangibles?

-A lo que está ocurriendo en Afganistán. ¿Contra quién luchamos en Afganistán? Todavía no nos hemos enterado, y si la lucha puede hacerse de forma clásica o no. Lo hemos intentado, pero nos va tan mal que mejor que hagamos otra cosa.

-¿Cómo enviar más tropas aún a riesgo de tener a la opinión pública en contra?

-No creo que esté en contra, lo que ocurre es que no se le explica suficientemente bien y no lo entiende. La población tenía muy claro que no quería Iraq y había una opinión contraria; aquí no hay una opinión contraria pero la gente no sabe qué estamos haciendo allí, cuáles son los objetivos y si se están cumpliendo.

-¿Y qué estamos haciendo en Afganistán?

-Estamos intentando ganar seguridad. La estabilidad de Afganistán hace que podamos construir este sistema de vida que tenemos con sus lagunas, sus crisis económicas, pero que sería infinitamente peor si no hay estabilidad. Nosotros somos consumidores de seguridad y necesitamos un diálogo con el mundo árabe.

-Póngame un ejemplo.

-El caso del Alakrana es la demostración fáctica: ocurre porque a los españoles nos gusta la ensaladilla con atún. Cada vez vamos a ser más consumidores de seguridad si nos va bien, si no, exportaremos inseguridad.

-¿Cómo calificaría la actuación del Gobierno en este caso?

-Hay que dejar al Estado que trabaje, son temas muy delicados. España no estaba habituada porque no era una gran potencia, incluso tradicionalmente ha sido un país neutral y no podemos ser, no nos dejan y no nos conviene.

-Una de sus últimos proyectos gira en torno a los derechos humanos. ¿Afectados por la crisis?

-Por la crisis económica creo que no, pero sí por la crisis de seguridad. El miedo a la inseguridad ha provocado que sea pavoroso lo que se ve, por ejemplo, en los aeropuertos, o con la protección de datos. Hay muchas veces que los derechos humanos han querido ser pasados por la ruedecita de la seguridad.

-Volvemos pues a la lucha contra la raíz de la inseguridad. ¿Afganistán?

-Estábamos en el diálogo, la cooperación. Uno no puede vivir estupendamente viendo lo que hay por ahí. Si yo fuera palestino votaría a Hamas, porque me ofrece seguridad, un colegio, es el que me provee de servicios. El somalí se hará de los piratas y el mexicano del narco. Lo que se necesita es cooperación y más cooperación.

-En el ejemplo más reciente, Haití, se han visto importantes fallos en la ayuda humanitaria.

-De nuevo hemos fallado todos, la ONU, la UE y el único que no ha fallado es EEUU, que ha mandado sus tropas a un país que no es geoestratégicamente importante, que no tiene petróleo, sino por pura decisión humanitaria. Ha suplido la falta de institucionalización de la comunidad internacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios