La noche más difícil enSan Andrés

l Los vecinos de San Andrés no tenían anoche calificativos para definir el horror que vivieron minutos antes de las 22:00. Fueron sólo cinco minutos pero la fuerza del viento desmanteló el barrio. Recubrimientos de fachadas que se vinieron abajo, los árboles derrumbados en medio de la calle y aplastando los vehículos sobre los que habían caído, ventanales que se metían hacia las casas y un vendaval que llegó a colarse en muchas viviendas originando innumerables desperfectos, incluso dentro de los hogares, alarmas sonando descontroladas y vecinos desalojados. Después del horror, el paisaje urbano era lo más parecido a lo que nos enseña la televisión en alguna ciudad africana o asiática después de una batalla. Pero esta vez estaba en las puertas de nuestra casa. Algo sencillamente inenarrable. Ahora llega el tiempo de valorar los daños.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios