"Antes que ordenadores, hacen falta buenas pizarras y maestros"

-¿Está la educación andaluza en crisis?

-Los tres pilares han fallado: el académico, el profesorado y las familias.

-En la parte que le toca, ¿qué ha ocurrido?

-La familia ha hecho una dejación absoluta de sus responsabilidades. A los niños los forma hoy la televisión, internet y la calle.

-¿Ése es el origen?

-El origen está en el exceso de información sobre los derechos y el defecto de cuáles son las obligaciones. Nadie nace sabiendo ser padre y hay menos tiempo para dedicar a los hijos, pero eso pasa factura.

-¿Qué dice el movimiento de padres en los colegios?

-Es muy endeble. La Administración tiene a sus profesionales, los sindicatos docentes también, pero los padres somos aficionados.

-Algunos culpan de todo a la ley y al profesorado.

-Es una visión miope. Los tres pilares han fallado, la familia y los profesores, que llevan décadas alimentando el colegueo entre alumnos y docentes.

-¿Qué tiene que ver en esta situación la Logse?

-Es la madre de las batallas. Se hizo cuando yo era un muchacho y recuerdo que el entonces ministro de Educación, José Antonio Maravall, tenía a sus hijos estudiando en Canadá. Que cada uno saque sus conclusiones.

-¿Qué provocó esta ley?

-Entre otras cosas, pasamos de dirigirnos a nuestros profesores como don fulano o don mengano al dime Pepe o escúchame Mari Puri. Ni los padres ni los alumnos necesitan que sus profesores sean Mary Popins o Peter Pan, tampoco el Sargento de Hierro, lo que queremos es que sean profesionales prestigiados y orgullosos de serlo y reconozcan que entre quien enseña y quien recibe la educación hay una dimensión sideral.

-¿Eso se consigue con una tarima?

-No vamos a alentar esa propuesta, pero si fuera necesaria la aceptaríamos. Lo hacen en la República Francesa y no pasa nada. Esperanza Aguirre pudo proponerlo cuando era ministra de Educación. Pero claro... los niños no votan y los padres sí, pero muchos están muy cercanos del poder.

-¿Tan politizada está la educación?

-Sí, y cada ministro quiere dejar su sello con una ley. Es necesario que los partidos mayoritarios se encierren en un cuarto, tiren la llave y no salgan hasta que lleguen a un pacto que blinde la ley para que no pueda utilizarse como arma arrojadiza entre partidos.

-¿Y tan difícil es dialogar?

-Las administraciones están formadas por desertores de la tiza, su visión se aleja de las aulas.

-¿Cuál es esa realidad?

-Menores embrutecidos que cometen delitos. Hay muchos con la asignatura del civismo pendiente.

-¿Y se da por igual en colegios públicos y privados?

-Hay diferencia. La actitud ante el estudio se crea en las familias y el entorno es más favorecedor donde se sitúan los colegios concertados . Pero se les demoniza, quizás porque muchos de sus titulares son entidades religiosas. Pero a nadie se le pide la partida de bautismo para entrar.

-Pero sí hay otras normas.

-Lo que sí es verdad es que en un colegio donde la mayoría de padres aprueba un ideario, una minoría no puede imponerse, no se acepta que se molesten por un crucifijo.

-La cruz es la anécdota. Hay otras polémicas: Educación para la Ciudadanía...

-En un concertado católico tenemos derecho a que a nuestros hijos no les digan que el aborto es una medida terapéutica. Yo no quiero que mi hija queme bosques. Educación para la Ciudadanía sí, pero no así.

-El reto es difícil.

-Y no se arregla con ordenadores y centros bilingües. Y menos con incentivos económicos para que estudien los hijos de familias necesitadas.

-Todos tienen derecho.

-Sí, pero se puede convertir en otro PER, para eso están las becas y el apoyo a la FP de calidad. No voy contra el progreso, pero más que portátiles hacen falta buenas pizarras y profesores dispuestos a enfrentarse a la novela negra que ocurre a diario en los institutos.

-¿Alguna solución?

-Además de matemáticas hay que enseñar valores en la escuela. El menor nunca ha estado más protegido que ahora, pero no sólo hay que velar por la hija de Belén Esteban, sino por todas las familias.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios