"No somos los primos pobres de Gibraltar, sino los que hemos hecho el primo"

-¿Usted es llanito?

-Nací y crecí en La Línea, aunque con 18 años me fui a estudiar a Granada. Tengo primos y tíos en Gibraltar.

-Pero vino al mundo con la frontera cerrada.

-Mi abuelo fue taxista en Gibraltar hasta que se cerró la frontera, en el 69. Entonces puso taxi en La Línea.

-¿Qué edad tenía cuando se abrió la verja?

-Siete años. Gibraltar estaba entonces poco desarrollado, al contrario que La Línea, que tenía mejor nivel de vida. Ahora se han invertido los términos.

-¿Cómo eran las relaciones entre ambas comunidades?

-Recuerdo mis años de estudio en Gibraltar con normalidad. Estudié música allí, desde los 12 a los 17 años. También iba allí a aprender inglés, como otros muchos niños españoles. Eso ya no existe, hace 20 años que se perdió.

-¿Han empeorado las relaciones?

-Están normalizadas. Pero existe un agravio comparativo, porque a Gibraltar se le han dado instrumentos para que se desarrolle de forma estratosférica y a nosotros se nos ha marginado.

-¿Tan grandes son las diferencias?

-La renta per cápita de Gibraltar está entre las diez primeras de occidente, según la OCDE. Su municipio, con 30.000 habitantes, ingresará este año 360 millones de euros. El de La Línea de la Concepción, con 70.000 habitantes, apenas recaudará 54.

-Ustedes son los primos pobres, no hay duda.

-Somos los que hemos hecho el primo. En el pueblo hay actualmente unos 10.500 parados, un 30% de la población activa, según datos del INEM.

-¿Qué ha ocurrido para que se sitúen en las antípodas de Gibraltar?

-No podemos competir con sus ventajas fiscales. Además, se han convertido en el emporio mundial de apuestas en internet, gracias a los 10 millones de líneas telefónicas que les concedieron tras los acuerdos de Córdoba.

-¡Pero ellos no han hundido su economía!

-Sus privilegios tienen mucho que ver. Para terminar la carretera de acceso al Peñón nos quitaron tres kilómetros de playa. Nos han estrangulado en la margen izquierda: quienes circulan por ahí no entran al pueblo, ni dejan un duro.

-¿De cuántos vehículos hablamos?

-De hasta 10 millones de vehículos anuales. Calculamos que soportamos unos 27.000 vehículos por día, aunque es una media que fluctúa.

-Y contaminan, claro.

-Vivimos en un atasco permanente. Y ahora se suman los camiones que llegan cargados de piedras para los rellenos del lado este de Gibraltar, que están terminando con las playas de La Línea.

-¡Si cobran peaje a todos, se van a poner las botas!

-No es un peaje, es una tasa de congestión a los miles de vehículos y camiones que colapsan la ciudad. Se trata de compensar los problemas medioambientales: el estrés urbano y la contaminación.

-¿Cuánto tienen previsto recaudar?

-Entre 20 y 30 millones de euros anuales. En principio aplicaremos una tasa de 5 euros a los visitantes. Y tenemos en estudio la posible aplicación a los gibraltareños.

-¿De qué va a depender?

-Del concepto de residencia, según estén censados o no en La Línea.

-¿Y los camiones?

-La tasa los gravará mucho más radicalmente, porque están terminando con el litoral, que es nuestra única riqueza potencial.

-¿Cómo van gestionar el cobro?

-Haciendo uso de nuestras competencias y en suelo inequívocamente municipal. Vamos reordenar el tráfico, lo que nos permitirá establecer el mecanismo de cobro a partir de la segunda quincena de octubre.

-Los gibraltareños se sienten hostigados.

-No es así. Hasta ahora sólo se han hecho dos controles de tráfico, de 45 minutos, para estudiar las razones de la congestión que se produce diariamente a la entrada y la salida de La Línea.

-¿Está seguro de que actúa dentro de sus competencias?

-No es una tasa para los que se dirigen a Gibraltar, sino para los que pasan por nuestra ciudad. Si alguien sostiene que es ilegal podemos ir a los tribunales.

-Insisto: ¿y si es ilegal?

-Estoy dispuesto a llegar hasta el tribunal de Luxemburgo, que es donde tiene amparo legal esta figura. ¡También pagan una tasa a los vehículos que entran en Londres!

-¿Y si los gibraltareños imponen otra tasa a los trabajadores españoles?

-Eso sería discriminación por razón de residencia, como ocurrió con los jubilados españoles, que estuvieron veinte años con las pensiones congeladas. Hubo que ir a los tribunales para que negociaran.

-¿Se arregló?

-La diplomacia británica es la mejor del mundo. Pagaron solamente a los vivos. ¡A los fallecidos les tuvo que pagar la Junta de Andalucía!

-¿Cuántos españoles trabajan en Gibraltar?

-Se maneja la cifra de 5.000 personas. Pero son más.

-¿Y cuántos gibraltareños viven en España?

-La mayoría de los gibraltareños tienen casa en España. Compran aquí y cuando llegan a Gibraltar les devuelven el IVA, por no estar en la Unión Aduanera.

-¿Su iniciativa puede ocasionar un conflicto diplomático?

-Con estos 5 euritos no haremos ningún daño. ¡Ellos cobran de 7 a 8 libras por subir a ver a los monos! Lo que ocurre es que Gibraltar está acostumbrado a que no se le tosa. Y nosotros nos hemos plantado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios