"Los problemas de España lo son también de Europa"

-Su padre fue un famoso periodista.

-Condujo durante muchos años un programa dominical de televisión, La semana con David Brinkley. Fue él quien me inculcó el interés por la política y los asuntos internacionales, de modo que me convertí en historiador del mundo político.

-Uno de sus hermanos ganó el Pulitzer.

-Así es, Joel ganó un Premio Pulitzer hace años. Somos tres hermanos y una hermana y todos hemos recibido muy buena educación en Washington, donde trabajó mi padre y crecimos.

-¿Como nació su interés por la Gran Depresión?

-Con once o doce años empecé a leer una serie de libros del famoso historiador Arthur Schlessinger, del que después me hice muy amigo. Eran libros muy populares, sobre la historia del New Deal [literalmente, nuevo trato] a finales de los años 50. Me entusiasmé.

-¿Hubo alguna otra razón?

-Mi padre era un admirador del presidente Franklin Roosevelt. Crecí en un ambiente en el que todos lo admiraban. Cuando Obama ganó las elecciones hubo muchas comparaciones entre ambos.

-¿Qué tienen en común?

-Ambos llegaron al cargo en un momento de grave crisis económica. También tienen en común su habilidad para conectar con la gente y sus ideas ambiciosas sobre cómo enfrentar los problemas.

-¿Y qué diferencia sus mandatos?

-La crisis en 1933 era tan grande y el miedo a fracasar tan enorme que el Congreso apoyaba cualquier iniciativa de Rossevelt. Consiguió un montón de cosas en su primer año de mandato, no todas buenas por cierto. Obama no ha tenido ese apoyo.

-¿Ahora hay menos miedo?

-Mucha gente tiene miedo, especialmente los que han perdido su empleo o temen perderlo. Pero la situación no es tan mala como en los años treinta, cuando el desempleo alcanzó el 25 por ciento.

-¿Entonces no habrá un nuevo New Deal?

-A Obama le encantaría protagonizar un nuevo New Deal, pero tiene muchas dificultades para encontrar apoyo en el Congreso.

-¿Qué cabe esperar?

-La gran esperanza con Obama es que pueda hacer por la atención sanitaria lo que Roosevelt hizo por la jubilación y el desempleo. Todo el mundo estaría asegurado. Ha estado muy cerca, pero ahora lo tiene más difícil.

-¿Qué sabe Obama que ignoraba Roosevelt?

-Creo que la mayor diferencia es la actual idea keynesiana de gastar en una recesión. Esas ideas no eran visibles en los años 30. La gente no entendía cómo el gasto público podía poner fin a la depresión.

-¿Y qué nos hizo cambiar de opinión?

-Hacia el final de los años 30 Roosevelt empezó a gastar más dinero y la economía mejoró. El aumento del gasto estuvo en realidad provocado por la guerra, pero economistas y gobiernos aprendieron fue que la economía revive cuando se invierte una enorme cantidad de dinero público.

-¿Cómo nos cambian las crisis?

-Algunas veces las crisis hacen mejores a las naciones y de ellas surgen programas sociales. La seguridad social, los fondos del desempleo y de pensiones se crearon en Estados Unidos en 1935, lo cual no hubiera sido posible sin la depresión.

-¿Influyen también en nuestro modo de vida?

-Ahora, por ejemplo, hay quienes piden acciones decididas contra el calentamiento global. Pero eso es muy difícil de hacer durante una recesión. Creo que el movimiento de defensa de una reforma medioambiental es muy poderoso, pero avanzará más despacio de lo que debería.

-¿Ciencia y tecnología son la respuesta a nuestros problemas?

-Parte de ella. Pero requieren grandes inversiones y, por supuesto, objetivos claros. Mucha gente no cree en el cambio climático y ve mal que se inviertan grandes cantidades en investigar las energías limpias.

-¿Como ve la situación mundial?

-Ha habido tiempos peores, pero creo que el mundo está en un momento muy peligroso.

-¿Por qué?

-Por la división entre el mundo occidental y el musulmán, la tensión entre ambos, la violencia en algunas áreas, el aumento del terrorismo y el crecimiento extremadamente rápido de India y China, que provoca turbulencias…

-¿Cómo podemos usar la experiencia de la historia?

-Obama intenta trasladar al mundo la idea de que Estados Unidos quiere ayudar. Creo que está tratando de recuperar una confianza perdida en los últimos años y algo ha conseguido. Lo que ocurre es que los problemas del planeta superan lo que cualquier hombre pueda hacer.

-¿Qué piensa del papel de Europa?

-Lo que me preocupa es que Europa se ha acostumbrado a dejar que Estados Unidos lidere el mundo de hecho. Y no creo que eso sea bueno para nadie. Europa debería, como una sola identidad, desempañar un papel fundamental.

-¿Y qué opina de la particular situación española?

-Creo que la UE debe ayudar a los países en dificultades como España, o ahora Grecia, que sufren serios problemas financieros. Un colapso en sus economías se podría extender fácilmente al resto de los países miembros. Creo que los problemas de España afectan a toda la Unión Europea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios