Algo más que un simple salto

l Hay imágenes que, por la fuerza de la costumbre, acaban formando parte inseparable de una fecha, de una fiesta. Eso es lo que, pasados los años, ha acabado ocurriendo con los saltos de trampolín que tienen lugar en Garmisch-Partenkirchen. La estampa de los arriesgados saltadores tratando de arañar centímetros en sus vueltos es icono del día de Año Nuevo. Y ayer volvió a serlo. Esta prueba, segunda etapa de la Gira de los Cuatro Trampolines, válida para la Copa del Mundo de salto con esquíes, tuvo al austríaco Gregor Schlierenzauer como el gran protagonista, al imponerse en la prueba. Schlierenzauer superó a su compatriota Andreas Kofler, líder de la Copa del Mundo, y al japonés Daiki Ito y conserva la esperanza de lograr el Grand Slam, diez años después que lo hiciera el alemán Sven Hannawald.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios