Paloma Gómez Borrero

"La visita del Papa ha influido incluso en las elecciones"

  • La periodista, especialista en el Vaticano, asegura que la pederastia ha hecho un enorme daño y ha eclipsado "lo mucho que hace una Iglesia que es heroica".

Comentarios 25

Más de 29 vueltas al mundo para seguir a Juan Pablo

Paloma Gómez Borrero (Madrid, 1936) es periodista de referencia universal en la información sobre el Vaticano. Adquirió popularidad en los 12 años que pasó como corresponsal de TVE en Italia y el Vaticano, hasta que Calviño la destituyó en 1983, tras ganar el PSOE las elecciones. Actualmente es corresponsal de la Cope en Roma. Siguió a Juan Pablo II en sus 104 viajes, lo que equivale a 29 vueltas al mundo; y es una de las periodistas que viaja en el avión de Benedicto XVI en sus visitas pastorales. Tiene numerosos premios y condecoraciones. Ha publicado libros diversos  sobre Juan Pablo II, cocina italiana y fantasmas.

-¿Cómo ha visto al Papa en estas fiestas navideñas?

-Lo he visto cansado, un poco envejecido, pero con ilusión. Va a cumplir 85 años y sigue pronunciado grandes discursos, magníficos. Lo he visto con muchas ganas.

-¿Es el Papa más inteligente que ha conocido?

-De los papas que he conocido, sí. Benedicto XVI es el que más impacta, por cómo escribe y lo profundo que es.

-¿Es también el mejor?

-Es difícil elegir el mejor entre los papas. Benedicto XVI lo sería en los discursos, pero no en el carisma, porque Juan Pablo II tenía más. Para mí, Benedicto XVI es ahora la cabeza pensante más importante de la Iglesia, y no sólo porque sea el Papa. 

-Usted siguió su última visita a España. ¿Ha sido tan importante como se dijo?

-Ha sido importantísima. Todo lo que ha ocurrido en España después de la Jornada Mundial de la Juventud ha sido gracias al empujón que supuso la aportación de Benedicto XVI. Ha influido en los jóvenes, en la recuperación de valores y hasta en las elecciones.

-¿En las elecciones influyó la visita del Papa?

-Sí. Lógicamente, ha influido mucho la crisis económica y el paro, que es catastrófico. Pero se han recuperado valores, que han tenido consecuencias electorales, y en eso ha influido el Papa.

-¿A qué valores se refiere?

-Había apatía y desesperanza en los jóvenes. La visita ha ayudado a tener valores, rechazar la corrupción, darle más importancia a la familia, redescubrir la religión…

-Según algunos, parece que el Papa sólo se dedica a encubrir a curas pederastas.

-El Papa quiere transparencia, ha insistido en que se debe dar cuenta a la justicia de Dios y a la de los hombres. La pederastia es un crimen atroz, que ha hecho enorme daño. Ha eclipsado lo mucho que hace una Iglesia entregada que se sacrifica por los demás, que es heroica. 

-Hay quien sólo ve lo que le interesa ver…

-La Iglesia es muy sana. Se ha puesto el acento en lo malo, pero hay muchísimo bueno. El fenómeno de la pederastia es mínimo, y si choca es porque debería ser nada, no existir. Cristo lo condenó duramente. No obstante, es cierto que algunos medios no dedican el mismo espacio a informar sobre las personas de la Iglesia que están volcadas con los que sufren.

-Sigo con los papas. ¿Juan Pablo II fue el más querido?

-Fue el Papa que más he conocido. Tuve el privilegio de seguirlo en sus 104 viajes internacionales. Juan Pablo II fue el Papa que cambió el mundo. Tuvo una influencia decisiva para que cayera el telón de acero en la Europa del Este, y cayó sin sangre. La historia le debe mucho.

-También se le considera el más carismático.

-Sin duda. Tenía una gran fuerza, simpatía, una enorme atracción… La gente joven lo veía como una roca en la que apoyarse. Fue un Papa viajero, que llegó a todas partes, el "párroco del mundo", como decía.

-¿Cómo recuerda a Juan Pablo I?

-Era muy afable, muy cercano. Nos recibió a los periodistas y nos dijo que si San Pablo viviera hoy hubiera sido periodista. Tenía una salud débil. Él no quería ser Papa. Cuando lo eligieron, dicen que pidió otra votación, para no salir, pero le dieron más votos.

-¿Cree que lo asesinaron?

-Eso es absolutamente falso. Había sufrido trombosis y tomaba muchos medicamentos. Su sobrina, que lo atendía como médico, lo atribuyó a causas naturales. La muerte fue originada por una trombosis. Pero claro, estuvo 33 días de Papa, y así a cualquiera se le ocurre una novela de Agatha Christie.

-A usted también le gustan los misterios…

-Supongo que lo dirá por los fantasmas.

-Ha publicado dos libros sobre ese asunto.

-Como dijo San Agustín, los muertos son seres invisibles, no ausentes. Podemos sentir a los seres queridos, los sigues teniendo.

-¿Por qué se especializó en los fantasmas de Italia?

-Porque en Italia hay muchos fantasmas, más que en Inglaterra. Roma es una ciudad tan bonita que los fantasmas no se quieren ir. En el libro paseo por cinco ciudades, Roma, Venecia, Turín, Nápoles y Rávena, y voy con el fantasma como guía.

-¿En España no abundan los fantasmas?

-No los he estudiado, supongo que los habrá. No se debe confundir a un fantasma con un fantasmón. Aunque también los hay, esos no me interesan.

-Dicen que Turín es ciudad propicia a los demonios.

-Lo es. Es la ciudad donde hay más exorcistas.

-¿Cree en el diablo?

-Creo en el Bien y en el Mal. Si el Bien es absoluto, el Mal también puede serlo. Estoy convencida de que en esa lucha puede más el Bien.

-Ha contado que a la Madre Teresa de Calcuta le hicieron un exorcismo.

-Me lo dijeron y está en la causa de su beatificación. No es de extrañar, porque el Maligno desearía llevarse el alma de una persona como ella, de enorme bondad y entrega, pero no lo consiguió. Los grandes santos han sufrido tentaciones.

-¿Usted sufrió un episodio con un demonio?

-No dije que fuera el demonio, sino un pájaro. Le hice una entrevista a Corrado Balducci, gran experto en satanismo. Al acabar me dijo que el Maligno pondría pegas, y ocurrió algo extraño. 

-¿Qué le pasó?

-Dejé el magnetofón y un bloc con notas de la entrevista en una mesita de mi casa. Al rato, por la ventana, entró un pájaro negro, que se dio varios golpes y dejó manchas de sangre. Intentamos curar al pájaro, pero de pronto desapareció. Cuando fui a ver el material de la entrevista, el magnetofón estaba roto y habían desaparecido las notas. Dos años después,  aparecieron, cuando ya no hacían falta. Balducci me dijo: "Te lo advertí".

-¿Está preparando más libros de fantasmas?

-Estoy terminando una conversación larga con el cardenal Cañizares, donde habla de todo. Después terminaré otro, con 100 anécdotas del Beato Juan Pablo II.

-Para despedirnos, ¿quién será el próximo Papa?

-No lo sé, pero creo que volverá a ser italiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios