Aguirre exige a Rajoy que expulse a Cobo antes de negociar Caja Madrid

  • Génova condiciona la sanción al vicealcalde a un pacto sobre la entidad financiera

La tormenta que desataron el lunes las declaraciones del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, contra la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, arrecia después de que ésta transmitiera ayer a la dirección nacional del PP que "hasta que no actúe" contra la mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón no abrirá ninguna negociación sobre ninguna cuestión.

Fuentes cercanas a la presidenta negaron a Europa Press pacto alguno con la dirección del PP y subrayaron que una cosa son las medidas contra Cobo y otra la del futuro de la presidencia de Caja Madrid. "La presidenta ha transmitido que hasta que no se resuelva el tema de Cobo no va a negociar ningún asunto con la dirección", manifestaron, subrayando que también están pendientes otras cuestiones que no están relacionadas con la entidad.

De Cospedal ofreció a Aguirre abrir un expediente disciplinario a Cobo por sus descalificaciones, pero lo condicionó a cerrar un acuerdo sobre Caja Madrid. Sin embargo, Aguirre no aceptó y exigió que primero se cumplan los Estatutos del PP, sin vincular su aplicación a un acuerdo sobre la caja.

Por su parte, fuentes de la dirección nacional indicaron que no llegará con Aguirre a ningún acuerdo que incluya a Ignacio González, subrayando que ni siquiera lo aceptaría para presidir la Corporación Cibeles.

Antes de su conversación con De Cospedal, la presidenta madrileña instó ayer al líder del PP, Mariano Rajoy, a evaluar las "injurias" de Cobo, al que acusó de "hacer la campaña" a los socialistas madrileños. La presidenta, que volvió a insistir en que Rato le parece un candidato "espléndido", informó de que conversó el lunes con Rajoy, aunque no reveló el contenido de esa charla por tratarse de algo "privado". Sin embargo, se mostró "convencida" de que los órganos de dirección del PP y el presidente del partido actuarán en consonancia con las "injurias" de Cobo.

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió a su vez la "prudencia" con la que, según dijo, el presidente de su partido, Mariano Rajoy, afronta la polémica.

Más elocuente se mostró el presidente del Partido Popular en País Vasco, Antonio Basagoiti, que declaró ayer a la cadena Ser que el enfrentamiento en su partido por el control de Caja Madrid es una "guerra de poder que pasa hasta en las mejores familias" y pidió que acabe porque los ciudadanos van a terminar "hartos" del PP. "Nuestro papel debe ser otro que el de pelearnos entre nosotros", agregó Basagoiti.

El Comité Nacional de Derechos y Garantías comenzó ayer a analizar la petición que le elevó el lunes el Comité Regional de Derechos y Garantías del PP de Madrid sobre las palabras de Cobo, quien afirmó en una entrevista en el diario El País que es "de vómito" lo que algunas personas próximas a Aguirre están haciendo al ex ministro Rodrigo Rato. Este órgano, que preside el castellano-leonés Alfonso Fernández Mañueco, sostiene que actúa en defensa del interés general del Partido Popular y recuerda, según las mismas fuentes, que "conoce perfectamente sus obligaciones como máximo garante de los Estatutos del PP".

Por su parte, Rato evitó ayer comentar su posible candidatura a presidir Caja Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios