Alarma entre los socialistas vascos ante las imposiciones del PNV a Zapatero

  • El Gobierno vasco considera "inaceptable" que la formación nacionalista quiera seguir marcando las prioridades del autogobierno · Anasagasti advierte que debe callar el "coro de bocazas del PSE"

El apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado para el año 2011 se antoja crucial para que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pueda sacarlos adelante en el Congreso de los Diputados, un respaldo del que los nacionalistas vascos sacarán su tajada de autogobierno y que despierta serios recelos entre los socialistas vascos, que están aireando sus temores a que la formación que dirige Íñigo Urkullu se erija en "reina de la fiesta".

Por si cabía alguna duda, Zapatero resaltó ayer en Tokio la importancia de sacar adelante los Presupuestos y garantizó al PNV que con su apoyo a las cuentas del Estado se abriría un escenario de colaboración más fluida con los nacionalistas vascos.

En un encuentro con los medios de comunicación en la capital japonesa, Zapatero reveló que antes de iniciar su viaje a China y Japón se puso en contacto con Urkullu para ponerse de acuerdo en el inicio del diálogo.

Zapatero comentó que estas negociaciones con el PNV no deberían molestar al lehendakari, Patxi López, ya que, recordó, con el Gobierno vasco se ha negociado, se negocia y se negociará todo lo relacionado con la transferencia de más competencias.

Sin embargo, la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, advirtió ayer en Bilbao que el Gabinete de López ve "bien" que el PNV se comprometa y se implique en la gobernabilidad de España, aunque consideró "inaceptable e incomprensible que, después de 30 años, el PNV siga diciendo y estableciendo lo que es bueno y lo que es malo para los ciudadanos y la sociedad vasca".

Mendia salía al paso de las exigencias del PNV de que el País Vasco reciba no sólo las políticas activas de empleo (las que tienen como objetivo incidir directamente en el mercado de trabajo para aumentar el nivel de empleo o reducir el desempleo) sino también las pasivas (las prestaciones a parados), lo que supondría romper la caja única de la Seguridad Social, según denuncian desde el PP a Izquierda Unida.

El secretario general del PSE en Álava, Txarli Prieto, afirmó ayer en su blog que ve al PNV "sintiéndose la reina de la fiesta" en la negociación presupuestaria y denunció que los nacionalistas "ponen el acento en marginar al lehendakari y en enfrentar al Gobierno vasco y al de España".

Como el senador del PNV Iñaki Anasagasti, que sostiene que su partido trasladó al Gobierno central una "advertencia": Si el PSOE quiere un acuerdo con el PNV para aprobar los Presupuestos, debe hacer callar al "coro de bocazas" del PSE-EE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios