Antich niega que haya demonizado a UM al echarla del Gobierno

  • El PP balear exige al presidente una cuestión de confianza o que dimita

El presidente del Gobierno balear, Francesc Antich, aseguró ayer que tiene la conciencia "bien tranquila" tras expulsar a varios cargos ejecutivos de Unión Mallorquina (UM) por unas maneras de actuar que "no eran las idóneas", mientras que negó haber "perseguido o juzgado" a este partido.

Así respondió Antich durante el turno de réplica del Debate sobre Política General al parlamentario del Grupo Mixto y presidente de UM, Josep Melià, quien recriminó al presidente balear que haya "estigmatizado, demonizado y perseguido" a su partido.

El portavoz del PP en el Parlamento balear, Francesc Fiol, consideró por su parte que la única "alternativa posible" de Antich si no se somete a una cuestión de confianza es la de dimitir, al presidir un gobierno que se encuentra en minoría parlamentaria tras la expulsión de tres consejeros de UM implicados en casos de corrupción. Asimismo, Fiol lamentó que Antich no haya consensuado con el PP asuntos importantes para la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios