Arrestan al pequeño Nicolás por no pagar 530 euros de una cena

  • Acudió con un grupo de amigos a un restaurante madrileño de moda y se fue sin abonar su parte de la factura.

Comentarios 25

La Policía Nacional detuvo en la noche del jueves en Madrid a Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el pequeño Nicolás, por no pagar en un restaurante de moda de la capital parte de la cuenta de una cena, en concreto, 530 euros. Según han informado fuentes policiales, el pequeño Nicolás acudió al restaurante Ramsés, cerca de la Puerta de Alcalá, con un grupo de 15 personas. El total de la factura eran 1.800 euros, de los que el joven debía pagar 530 euros por productos que había consumido.

El grupo se trasladó después a la cercana discoteca Gabana, situada en la calle de Velázquez, a donde acudieron los agentes tras la llamada de la dueña del restaurante. El pequeño Nicolás fue detenido por un supuesto delito de estafa y trasladado a la Comisaría del distrito de Salamanca, donde se negó a declarar y donde ha permanecido hasta las 8:00, cuando ha acudido su abogado. Por su parte, la dueña del restaurante ha formalizado la denuncia, pero ya en comisaría, acordó no tramitar una denuncia contra el joven porque sus amigos se han comprometido a abonar la factura debida.

El director del restaurante, Luis López, ha explicado que el pequeño Nicolás dijo que bajaba un momento a otra planta del establecimiento, ubicado en la plaza de la Independencia de la capital, y aprovechó para irse sin abonar la cuenta. Media hora más tarde, llamó por teléfono a una de las jóvenes del grupo que había compartido la mesa con él. Luis López preguntó a esta chica si la llamada era de Francisco Nicolás y que si se lo podía pasar. López preguntó al joven por qué se había ido y le recordó que no había pagado la cuenta, pero el pequeño Nicolás le aseguró que sí lo había hecho. Por ello, los responsables del restaurante Ramsés decidieron llamar a la Policía.

Según el relato del director de noche del Ramsés, el pequeño Nicolás, que compartió una mesa reservada para 16 personas, llegó el primero junto con otras tres personas y fue pidiendo algunos platos. Después, solicitó la cuenta, aunque cuando se la llevaron, dijo que prefería esperar porque las otras personas seguían pidiendo. No obstante, la gente del grupo abonó sus consumiciones, mientras que el pequeño Nicolás se negó a pagar su cuenta, que ascendía a 530 euros, sin dar ninguna otra explicación nada más que iba a bajar un momento a la otra planta.

El pequeño Nicolás está imputado por otros supuestos delitos por los que ya fue arrestado con anterioridad entre ellos por uno contra las altas instituciones del Estado al haberse atribuido el haber trabajado para el Centro Nacional de Inteligencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios