Askatasuna alega que no ha tenido "tiempo material para examinar las impugnaciones"

  • Por su parte, la plataforma electoral Demokrazia 3 Milioi (D3M), cuyas listas también han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, sí registraron sus alegaciones a tiempo.

Askatasuna ha alegado que le ha sido imposible ejercer un derecho de defensa "mínimamente adecuado", ya que no ha tenido "tiempo material" de examinar las impugnaciones de la Fiscalía y el Gobierno al tener que acudir ayer a declarar ante el juez Baltasar Garzón los representantes legales de la formación. 

Este es uno de los argumentos esgrimidos por Askatasuna, cuyas candidaturas a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, en las alegaciones que presentaron en el registro del Tribunal Supremo a las 0:50 horas de anoche. 

Askatasuna, que pide la nulidad de las actuaciones, señala que dieron traslado de las demandas a los representantes territoriales del partido en Álava y Guipúzcoa a las 22:30 horas del pasado jueves, las cuales no contenían la documentación aportada por los demandantes y les comunicaban que podían examinarla en las Juntas Electorales a partir de las 7:30 horas de ayer viernes. 

Pero ese mismo día, añade, era "público y notorio", que tanto los representantes territoriales como el presidente y secretario de la formación estaban citados para declarar como imputados por un delito de integración en ETA ante Garzón en la Audiencia Nacional, cuyas instalaciones abandonaron pasadas las 15:30 horas. 

"Si a estas horas sumamos el tiempo que supone trasladarse de nuevo a sus domicilios de origen en el País Vasco", agregan el escrito, "parece más que acreditado la imposibilidad real de poder ejercitar un derecho de defensa mínimamente adecuado y de que en el presente procedimiento no está rigiendo el principio de igualdad entre las partes, ni existe un proceso con todas las garantías". 

Otra de las alegaciones esgrimidas por Askatasuna hace referencia al argumento de la Fiscalía y el Gobierno de que este partido es sucesor de Batasuna, Euskal Herritarrok o Herri Batasuna, que, en su opinión, "carece de base probatoria alguna". 

Además, se preguntan que, si esto fuera cierto, por qué no se impugnaron las candidaturas que Askatasuna presentó en las elecciones autonómicas de 2001. 

Por su parte, la plataforma electoral Demokrazia 3 Milioi (D3M), cuyas listas también han sido impugnadas por la Fiscalía y el Gobierno, registraron sus alegaciones a las 15:30 horas de ayer. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios