Asociaciones marroquíes bloquean el paso de mercancías a Melilla

  • El boicot deja sin fruta, verdura y pescado el mercado de la ciudad autónoma · Los organizadores mantienen su intención de repetir los bloqueos entre los días 18 y 21 y ampliarlos a los materiales de construcción

Un día después de que el rey Juan Carlos telefoneara a Mohamed VI para tratar de rebajar la tensión en la frontera de Melilla con Marruecos, la ciudad autónoma quedó desabastecida por el bloqueo que dos asociaciones marroquíes ejercieron desde las 04:00 de la madrugada hasta las 13:30 en la entrada de camiones con pescado, marisco, fruta y verduras.

La Coordinadora de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos y el Comité Nacional de la Liberación de Ceuta y Melilla, promotores del boicot a la ciudad autónoma, anunciaron que repetirán la acción entre los próximos días 18 y 21 y la justificaron en protesta por los presuntos actos violentos de la Policía española contra ciudadanos marroquíes y, de paso, para reivindicar la pertenencia de Ceuta y Melilla a Marruecos.

La falta de género provocó que el mercado central de la ciudad autónoma estuviera desabastecido de pescado, marisco, fruta y verdura, lo que obligó a muchos a vender la mercancía guardada en las cámaras de refrigeración, mientras que la mayoría, principalmente las pescaderías, optaron por echar el cierre al no tener nada que vender.

La situación se podría agravar a partir del próximo lunes durante dos semanas, cuando las asociaciones marroquíes amenazan con impedir el tránsito de camiones con cemento y ladrillo, que sí pudieron ayer cruzar la frontera con normalidad.

La situación en la frontera es tensa en las últimas semanas, en las que el Gobierno de Marruecos ha emitido cinco comunicados acusando a la Policía española de agredir allí por motivos racistas a ciudadanos marroquíes y a la Guardia Civil de haber abandonado a ocho inmigrantes subsaharianos en mal estado de salud en las costas marroquíes. España niega las acusaciones.

Además, ha habido protestas ante edificios españoles en Marruecos como la Embajada, dos de los consulados y el Instituto Cervantes.

Ante este clima, el rey Juan Carlos telefoneó a Mohamed VI para tratar de rebajar la tensión suscitada por las reiteradas acusaciones de Rabat y los dos monarcas coincidieron en que los "malos entendidos" y los "incidentes" surgidos en el último mes no debían "enturbiar" las "excelentes relaciones" entre ambos países.

En este clima de tensión, el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, acusó al Gobierno de Rabat de "magnificar" los incidentes denunciados buscando otros "intereses", al tiempo que lamentó la "falta de contundencia" por parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero para responder a las quejas marroquíes.

Ante estas críticas, el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, reclamó "prudencia" al presidente de la ciudad autónoma y le recordó que el Ejecutivo "sabe lo que debe hacer para mantener unas excelentes relaciones con Marruecos". Chaves, se inclinó por no utilizar "políticamente" esta controversia para no convertir la relación con el país magrebí en una "confrontación partidaria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios