La Audiencia Nacional reactiva la investigación sobre Guantánamo

  • El juez Ruz relanza la causa que abrió hace tres años ante la falta "absoluta" de respuesta de EEUU y el Reino Unido

La Audiencia Nacional reafirmó ayer su competencia para investigar los supuestos delitos de torturas en Guantánamo y pidió a la Fiscalía que le informe si considera al ex presidente de EEUU George W. Bush uno de los "presuntos responsables" de lo ocurrido en ese centro de detención.

Así lo ha acordado el juez Pablo Ruz en un auto con el que se reactiva la causa sobre Guantánamo ante la falta "absoluta" de respuesta a sus requerimientos de información a las autoridades norteamericanas y del Reino Unido sobre si están investigando los mismos hechos y al entender que éstos tienen "un vínculo de conexión relevante con España".

La causa que instruye Ruz fue abierta hace casi tres años a raíz de la querella interpuesta por el español Hamed Abderrahman Ahmed y el marroquí residente en España Lahcen Ikassrien, que estuvieron detenidos en Guantánamo, contra Bush y otros altos cargos de la Administración norteamericana.

Entre ellos figuran el ex vicepresidente Richard Cheney, el ex secretario de Estado de Defensa Donald Rumsfeld y los generales Michael Lehner y Geoffrey Miller, responsables del campo de detención. Posteriormente, otros dos ex detenidos en Guantánamo -Abdul Latif Al Banna y Omar Deghayesh se personaron también en la causa.

Según Ruz, los hechos denunciados por ellos pueden ser constitutivos de los delitos de torturas y contra la integridad moral y de otros contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado (crímenes de guerra).

Ello lleva a "la afirmación de la jurisdicción española en la investigación de los hechos", dice Ruz, que considera que se cumplen los requisitos exigidos por la ley, ya que existe un "vínculo de conexión relevante con España", que la propia Audiencia Nacional reconoció expresamente el pasado mes de febrero en el caso de Ikassrien debido a su "arraigo" en el país.

El magistrado ordena también practicar un examen forense a Hamed Abderrahman Ahmed y a Lahcen Ikassrien "dictaminando la existencia de lesiones o secuelas (...) relacionados con los hechos" investigados y que hayan supuesto o supongan actualmente "sufrimientos físicos o mentales". Además, acuerda reiterar las comisiones rogatorias remitidas en mayo de 2009 al Reino Unido y a los Estados Unidos y "recordadas" en agosto y octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios