Barkos quiere gobernar Navarra con el deseo de una "convivencia en paz"

  • La presidenta 'abertzale' toma posesión afirmando que defenderá los "derechos históricos" de la comunidad foral

Uxue Barkos, de Geroa Bai, afirmó ayer, al tomar posesión de su cargo como presidenta de Navarra, que se abre "un nuevo tiempo", una "oportunidad histórica para convivir en paz" en una tierra de "pluralidad" por "decisión de la soberanía ciudadana". La ya presidenta quiso dedicar sus primeras palabras a las víctimas del franquismo y sus familias, a quienes apostaron por las ikastolas, a los que edificaron los derechos laborales que ahora se están "derrumbando" y a cuantos defendieron "la libertad y el progreso con la generosidad de la convivencia y renunciando al uso de cualquier tipo de violencia para imponer sus ideas".

"Ahora nos toca devolver", dijo con un recuerdo especial a su padre ya fallecido, y aseguró que defenderá la solidaridad, el respeto a las opiniones contrarias y la dignidad de la política con compromiso ético y actitudes ejemplarizantes, al tiempo que advirtió de que no aceptará "ataques infundados contra la honorabilidad" de los políticos. De la misma manera aseguró al Gobierno que en el suyo serán "negociadores incansables en la defensa de los derechos históricos" de Navarra, comunidad cuya presidencia asume con un posicionamiento abertzale que "no coincide mayoritariamente" con el de la ciudadanía, a la que en todo caso corresponde "decidir su destino sin presiones de ningún tipo ni dependencias externas". Además, la presidenta señaló que asume el reto "cargada de fuerza e ilusión" y "llena de deseos".

García Tejerina, por su parte, afirmó que "sorprende" que en el nuevo Gobierno "algunas de las consejerías estén ocupadas por un partido que en nada ha contribuido a la defensa de los derechos y las libertades de todos los ciudadanos navarros". La ministra, que acudió como representante del Gobierno, aseguró que "lo que todos esperamos es lo que todos los Gobiernos democráticos deben ofrecer a sus ciudadano, lealtad institucional, respeto y por encima de todo, el interés general de los ciudadanos". Además, evitó realizar una valoración del Ejecutivo autonómico, con un "lo iremos viendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios