Basagoiti y Urkullu acaban con cuatro años de incomunicación

  • Los líderes de PP y PNV rompen hoy el hielo con una reunión que certifica el final del aislamiento de los populares

El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, y el líder del PNV, Iñigo Urkullu, pondrán fin hoy a un periodo de ruptura de relaciones entre las dos formaciones que dura ya cuatro años. La reunión entre los dos líderes se celebrará en la sede de los nacionalistas vascos en Bilbao, y en la agenda de la cita hay apuntadas un amplio abanico de cuestiones relacionadas con la actualidad vasca.

Hay que remontarse al año 2004 para rescatar la última reunión entre los máximos dirigentes del PP vasco y el PNV. San Gil, recién elegida entonces al frente del timón de los populares vascos, se sentó a hablar con Josu Jon Imaz (anterior presidente peneuvista), con quien mantenía una buena relación personal.

El aterrizaje de Basagoiti y la reunión de hoy confirman el cambio de rumbo en los populares vascos. De este modo, Basagoiti clausura el aislamiento de su formación y consagra el principio del aperturismo al diálogo con el PSE, con quien también mantenía un distanciamiento, y, lo que es más significativo, con el PNV.

La cita entre Basagoiti y Urkullu se enmarca en las conversaciones anunciadas por Basagoiti tanto con el PSE como con el PNV tras ser elegido como nuevo presidente del PP vasco con la intención, en un principio, de organizar una manifestación de apoyo al Tren de Alta Velocidad, convertido en objetivo de ETA.

El pasado 17 de septiembre, el dirigente popular se reunió ya con el líder de los socialistas vascos, Patxi López, y tras aquel encuentro el propio Basagoiti anunció que lo que se pretendía con una manifestación de apoyo a esa infraestructura se había convertido en la búsqueda de un acuerdo para materializar el apoyo al TAV a través de las instituciones.

Pero más sorprendente fue que, tras ese encuentro, Basagoiti pidiera reunirse con Urkullu, y con el mismísimo lendakari, Juan José Ibarretxe, con quien San Gil había roto toda relación.

El presidente del PP vasco justificó su petición de verse con Urkullu en que buscaría sumar al PNV a ese acuerdo para presentar iniciativas de apoyo al TAV en distintos ayuntamientos, Juntas Generales y Parlamento Vasco, y que también había propuesto lograr un compromiso en el Congreso de los Diputados para intentar agilizar las obras de esta infraestructura con una mayor inversión.

En un principio, la entrevista con Urkullu estaba prevista para el 22 de septiembre, pero fue aplazada tras el asesinato del brigada Luis Conde a manos de ETA en Santoña (Cantabria) esa misma madrugada.

Además del TAV, sobre la mesa de la reunión estarán también otras cuestiones, entre ellas, la crisis económica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios