Una abogada de Bildu controlará Interior y Justicia en Navarra

  • El nombramiento de María José Beaumont como consejera desata una ola de críticas contra el Ejecutivo de Barkos

Los cuatro partidos que forman parte del nuevo Gobierno de Navarra firmaron ayer el acuerdo programático para la comunidad foral. Acuerdo que consideran "histórico" y una "sastisfacción". Sin embargo, se han topado con las críticas a los consejeros propuestos por la izquierda abertzale, especialmente la del departamento de Justicia e Interior.

Los dirigentes de Geroa Bai -cuya líder, Uxue Barkos será la presidenta del gobierno-, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra suscribieron las 614 medidas del pacto, que priorizan las cuestiones sociales y el empleo de caldiad, sentado "las bases para el cambio". Acuerdo que esperan poner en marcha la semana que viene, cuando tomará posesión la presidenta y los consejeros.

En nombre de Geroa Bai, Uxue Barkos, dijo que lo firmado evidenciará "otra manera de hacer política" y que es "algo que va más allá de una suma de retazos de programas" porque se trata de "un trabajo de conjunto para dar cimiento al gobierno del cambio".

El nombramiento de la abogada María José Beaumont, propuesta por EH Bildu, como consejera de Presidencia, Justicia e Interior -área donde se encuentra la policía foral- , conocida por su papel de portavoz y defensora en su día de la coordinadora en contra de la construcción del pantano de Itoiz, no ha sido bien recibido desde fuera del cuatripartito.

Barkos defendió la designación, recordando su nula militancia en ninguna formación política y el ejercicio de aquella función en contra de Itoiz "desde la más estricta legalidad", la portavoz del PPN en el Parlamento navarro, Ana Beltrán, mostró su "preocupación e inquietud" por su nombramiento, que para ella supone "poner al lobo a cuidar de las ovejas". Además, la líder de Geroa Bai dijo, apuntó que los consejeros no son de ningún partido, son de Navarra. Barkos dijo que "si el único problema" del Gobierno es este, "estamos en situación de felicitarnos".

Desde Madrid la decisión del nuevo Gobierno foral fue recibida con malestar tanto por el Gobierno como por los partidos de la oposición. Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, definió como "equivocación" la decisión, agurando "horizonte político complicado" para Barkos. Asimismo, el diputado vasco y número dos de UPyD, Gorka Maneiro, denunció la "impunidad" de una situación en la que "los herederos de ETA siguen campando a sus anchas", lo que supone que en Navarra, con "la complicidad del nacionalismo", accedan a consejerías como la de Interior y Justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios