Blanco pide al PP que "se remangue" y escuche el "clamor ciudadano"

  • El vicesecretario socialista dice que salir de la crisis "no tiene colores políticos"

El vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, exigió ayer al Partido Popular que, frente a la crisis, "se remangue" y escuche "el clamor ciudadano", porque salir de la recesión es un objetivo "de país, no tiene colores políticos" y, por ello, "apelamos a la responsabilidad" porque "no es tiempo de restar, es tiempo de sumar".

En este mismo sentido, Blanco alegó que "no es tiempo de reproches, sino de acuerdo", al tiempo que advirtió de que, más allá de los partidos, "en este momento sólo hay una camiseta que es España, sólo hay un oponente que es la crisis, sólo hay un objetivo, recuperar empleo, y sólo hay que hacer una cosa: remangarse y ponerse a trabajar" y esa será la dirección que siga el Gobierno de España y el Partido Socialista, aseguró.

En un acto celebrado en Zaragoza, el ministro se mostró convencido de que España saldrá de la crisis porque "es un país fuerte y serio y vamos a darle la vuelta a la situación", pero con trabajo y confianza "en nuestras capacidades". Así se conseguirá "que el crecimiento negativo cambie a uno positivo y cambiar la destrucción de empleo por la creación de puestos de trabajo".

"Ésa es la gran tarea y la gran prioridad y no vamos a descansar hasta conseguirla", aseveró Blanco, al tiempo que observó que "estoy seguro de que el PP no está sordo y atenderá ese clamor ciudadano" que pide que todas las fuerzas políticas del país trabajen "para mejorar la economía y crear empleo". Asimismo, opinó que "cuando las dificultades arrecian hay dos formas de enfrentarse" a ellas: "esconderse y esperar que otros saquen las castañas del fuego o hacer un esfuerzo común para compartir los problemas", por lo que apreció que es tiempo de "anteponer lo que nos une y dejar a un lado lo que nos separa".

Éste es el objetivo que persigue el Ejecutivo porque "no pedimos al PP que deje de defender sus ideas sino que las integre en un proyecto colectivo para hacer frente a los desafíos que tenemos en nuestro país".

Blanco valoró que ésta ha sido la crisis "de la avaricia, de la codicia, de la especulación, de la falta de control y de la vista gorda" e instó a explicar a los ciudadanos el origen de la situación económica global "para no cometer de nuevo los mismos excesos". "Que no se engañe nadie", aseveró, al advertir de cómo "el liberalismo salvaje quiere imponer de nuevo sus normas para que algunos se enriquezcan y los ciudadanos paguen las consecuencias de la avaricia". En el caso de España, la crisis también encuentra su origen "en la burbuja inmobiliaria", en una Ley del Suelo que ha convertido el país "en un solar para construir más allá de nuestras posibilidades y para que algunos tuvieran beneficios".

Para el líder socialista, éste es el origen de la falta de crédito para las empresas y familias españolas "que sufren las consecuencias de ese disparatado proceso al que nos ha llevado la burbuja inmobiliaria". Además, sin este factor, España "se estaría comportando igual que otros países de Europa", apuntó. Por este motivo, Blanco defendió que la respuesta a la crisis en España "no es mirar hacia atrás y aplicar las políticas del pasado", porque "los milagros nos traen consecuencias y las pagan los más vulnerables", sino buscar "soluciones propias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios