Chacón convierte su acto en el primer mitin de campaña de las andaluzas

  • La candidata, más aplaudida que Rubalcaba, apenas marca diferencias con su competidor. Los consejeros Álvarez de la Chica y Mar Moreno y la presidenta del PSOE andaluz se erigen como los más chaconistas.

Comentarios 29

Aunque no paren de oírlo desde ahora hasta el congreso federal -eso de que esto es un debate de ideas y no de personas-, el acto de Carme Chacón en Sevilla demostró lo contrario: que el cónclave que el PSOE celebrará a principios de febrero en Sevilla servirá para elegir a su nueva dirección socialista, con el secretario o secretaria general a la cabeza. Personas. Más aplaudida en su tono mitinero queAlfredo Pérez Rubalcaba, que estuvo en la misma sala del mismo hotel sevillano a la misma hora, pero hace dos días, Carme Chacón hilvanó su intervención con los mismos guiños que realizó su competidor: Andalucía es muy importante para el PSOE, la gestión del presidente Griñán marca la diferencia con el "hachazo fiscal" de Rajoy, los ayuntamientos son la clave del poder, los militantes deben ser entes activos y que Felipe González y Alfonso Guerra son los grandes referentes. También las diputaciones, una mención muy aplaudida por los oyentes. Su parlamento se transformó en una suerte de mitin electoral, un preludio de la campaña andaluza, con amplias críticas al PP y a Rajoy, y apenas algún mensaje interno. "Me presento para ganar al abatimiento, la frustración y el inmovilismo, para ganar al PP y para ello hay que empezar por Andalucía", señaló la ex ministra catalana, que a la vez que elogiaba a Rubalcaba, solicitaba "libertad intelectual" en el congreso.

El debate entre Chacón y Rubalcaba se ha ido agriando ahora que el secretario de Organización federal, Marcelino Iglesias, ha decidido suspender un debate cara a cara entre ambos, previa consulta con José Luis Rodríguez Zapatero.

El líder socialista andaluz, José Antonio Griñán, ha reducido el ámbito de la neutralidad activa del PSOE regional a él y sus secretarios provinciales. Quizás por necesidad. La presidenta del partido, Rosa Torres, estuvo ayer en el acto de Chacón, como también en el del sábado en Olula del Río, pero no en el de Rubalcaba, y es que la antequerana se ha convertido en una de las chaconistas más activas junto a la consejera de Presidencia, Mar Moreno, y el titular de Educación, Francisco Álvarez de la Chica. También estuvo la de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, que ha asistido a ambos actos, como la secretaria de Organización del PSOE andaluz, Susana Díaz, que ayer repitió que no se pronunciará hasta que los militantes no hayan elegido los delegados. La esposa del presidente andaluz, María Teresa Caravaca, también fue al Hotel Ayre a oír a Carme Chacón, como lo hizo días atrás con Rubalcaba.

Es posible que, tal como subrayó un antiguo dirigente socialista andaluz, hasta que no se hayan elegido los delegados al congreso no se sabrá en qué sentido se votará en Andalucía, pero ayer quedó muy claro que el principal poder institucional sevillano, el de la Diputación, el que preside Fernando Rodríguez Villalobos, está con Carme Chacón. Ya lo había explicado en RNE, cuando aseguró que la gente joven debe tomar "el testigo", y aunque ayer se desdijera de ello, sólo bastaba ver el público de la sala, a los diputados y a los alcaldes de la provincia para entender que la Diputación había dado un toque de corneta. Un miembro de la organización socialista andaluza aseguró que, según los organizadores del acto -¿quiénes serían?-, al acto de Chacón habían asistido algo más de 700 personas, unas 200 más que al de Rubalcaba. También es verdad que la ponente fue situada hacia el centro de la sala y que fuera no se quedó gente porque las pantallas del día de Rubalcaba habían desaparecido. Eso, y unido a que Rodríguez Villalobos se está convirtiendo en la voz de la potente agrupación socialista sevillana y, en parte, de la regional, basta para concluir que, tras la neutralidad activa de algunos, hay mucho chaconeo. Está claro que, al día de hoy, en Andalucía no hay un consenso sobre Chacón y Rubalcaba, y que cada día que pasa, la ex ministra de Defensa va ganando posiciones.

Andalucía envía al congreso federal al 24% de los delegados, y Sevilla, a 55, de ahí su importancia. Uno de los escollos de Carme Chacón ante la militancia andaluza es su catalanismo, a lo que se refirió en Sevilla en el primer momento de abrir su parlamento: "Sabéis que soy catalana, hija de un andaluz, nieta de castellanos y aragoneses, y mi abuelo, que fue perseguido y estuvo en el exilio, me dijo: 'Niña, nunca he sido joven, la historia de este país me la robó".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios