Chacón, por supuesto

EN el comité federal del pasado domingo, Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón se convirtieron de facto en precandidatos a sustituir a José Luis Rodríguez Zapatero en el 38 Congreso Federal que el PSOE celebrará del 3 al 5 de febrero en Sevilla. En un primer pulso, poco o nada significativo, el ex ministro del Interior recabó más avales (58) de los federales que la ex ministra de Defensa (27). En cualquier caso, ambos superaron el listón de las 24 firmas sin problemas, y ayer las presentaron en Ferraz. Ahora, para ser candidatos, cada uno deberá presentar el aval de 191 de los 972 delegados que participarán en el cónclave socialista.

Entre peticiones de juego limpio, con Rodríguez Zapatero pasando sin pena ni gloria por su último Comité Federal, los precandidatos empezaron a recibir los primeros apoyos públicos.

El secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán, apostó por una "neutralidad activa" pese a que todo hace indicar que, salvo que la candidatura de la ex ministra se desinfle estrepitosamente, apostará finalmente por Chacón.

La renovación en profundidad, de proyectos y de personas, será un asunto central en el Congreso del PSOE. Tal como señalan en un reciente artículo publicado en el Grupo Joly destacados y veteranos militantes socialistas como Rafael Garófano, José Pettenghi y Jaime Pastor, a propósito de la profunda crisis que vive el PSOE en la provincia de Cádiz, la dinámica frentista de "quítate tú que me pongo yo" es la causante de que a las agrupaciones locales en general ya no se acerquen "jóvenes competentes y renovadores, que los hay a cientos en nuestra sociedad". "Y cuando lo hacen -agregan- pronto se desaniman y desertan viendo las tramas clientelares, el funcionamiento de las asambleas y el papel meramente decorativo que les tocará jugar. Como expresaba uno de ellos recientemente: "Es que esto yo lo veo como un embudo". Lo es.

Ante unas elecciones que están a la vuelta de la esquina y con las encuestas casi otorgando la mayoría absoluta al PP, Griñán y los socialistas andaluces necesitan enviar desde el Congreso Federal del PSOE un mensaje nuevo, fresco y aperturista.

Ante este difícil reto, Chacón, aunque sólo sea por una cuestión de imagen, responde mejor a las urgencias del PSOE andaluz que Pérez Rubalcaba, que lleva en primera persona el estigma de la derrota tras perder aparatosamente los comicios generales del pasado 20-N, una carta de presentación pésima que resta más que suma, y que, además, apadrina la política de embudo.

Por todo ello, aunque ahora se apreste a escuchar propuestas y a evaluar equipos para elegir el momento oportuno para pronunciarse, Griñán tiene tomada una decisión que empezará a visualizarse en las listas alternativas que los griñanistas presentarán, principalmente, en las asambleas locales en Cádiz y Jaén, provincias más afines al ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves -y a Pérez Rubalcaba, lógicamente- listas alternativas para entregarle a Chacón el apoyo mayoritario del PSOE andaluz y, posiblemente, la secretaría general. Lo contrario sería una campaña con Griñán y Pérez Rubalcaba recorriendo Andalucía en plena campaña electoral. ¿Se imaginan a los dos vendiendo cambio y renovación cargados de credibilidad y trienios?

de San Jerónimo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios