Cobo destaca la coincidencia de los partes de vigilancia con su agenda

  • El vicealcalde de Madrid declara ante el juez como víctima de un supuesto caso de espionaje en abril de 2008.

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, ratificó ante la juez Carmen Valcarcel la "coincidencia" y "verosimilitud" entre los partes de seguimiento fechados los días 1, 2, 3, 4, 7, 8 y 11 de abril de 2008 y sus actividades cotidianas en su condición de 'número dos' del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. 

Cobo compareció esta mañana como testigo a instancias de la Fiscalía General del Estado. Su citación se produjo para que diera a conocer su agenda del abril de 2008 con la finalidad de corroborar si coincidía con los partes de seguimientos realizados. 

Bajo una gran expectación, Cobo llegó a los Juzgados ordinarios de Plaza de Castilla a las 9:50 horas, acompañado por el abogado del Ayuntamiento de Madrid pese a que no era necesario la asistencia letrada. El popular explicó que testificó en presencia del abogado municipal porque está personado como vicealcalde del Consistorio madrileño, ya que los seguimientos se practicaron durante su actividad como vicealcalde.  

Al concluir su comparecencia, que se prolongó durante cerca de cuarenta minutos, reconoció que en su momento acusó a la Comunidad de Madrid de montar una "gestapillo" en su contra. "Yo dije que se montó una gestapillo. Y yo creo que en este procedimiento ojalá se sepa quién lo hizo. Desde el primer momento condené y lo sigo haciendo con la misma fuerza los seguimientos que se me hicieron a mi, a (Alfredo) Prada y a (Ignacio) González", reseñó. 

"A mi sí gustaría que todos hicieran lo mismo. Que no sólo cuando le afecta a uno o a un cercano, se pueda establecer una condenar. Que se haga siempre. Me parece una actitud totalmente indigna que se pueda buscar algún tipo de información para hacer daño a alguna persona realizado por gente que no sean las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, siguiendo instrucciones de un juez", sentenció.  

"Efectivamente todos los días hay una coincidencia", manifestó Cobo, quien destacó "la verosimilitud" que existe en la relación entre los partes de vigilancias y sus actividades de trabajo en el despacho de la Vicealcaldía de Cibeles y otros lugares.  

Asimismo, Cobo hizo hincapié en que le "resulta llamativo" que uno de los días un parte recogiera que 'no se le localiza, que no le ven", puesto que no salió de su casa esa mañana porque había salido de viaje un día antes a Zaragoza. "Hasta en ese detalle, la verosimilitud de que alguien se dedicó a seguirme queda patente", subrayó. 

Una arma contra Cobo 

Preguntado por si cree que alguien quería utilizar los partes como un arma contra él, respondió: "En este mundo puede haber ocasiones en las que determinadas personas quieren o pretendan tener instrumentos o información sobre determinadas personas. Pero no lo sé, hay que preguntar a las personas que hicieron esos seguimientos para saber los motivos". 

Sobre qué le parece que el ex director de Seguridad Sergio Gamón, uno de los cuatro imputados en la causa, siga en un puesto público de la Comunidad de Madrid, Cobo insistió en que "cada uno nombra a quien quiere nombrar en sus respectivas responsabilidad" y añadió que, por eso, prefiere no pronunciarse al respecto. 

El procedimiento arrancó el pasado mayo, cuando la juez incoó unas diligencias previas por un presunto delito de malversación de fondos públicos en relación con la denuncia presentada por Cobo el 29 de febrero de 2009.  

La 'mano derecha' de Alberto Ruiz-Gallardón denunció haber sido víctima de vigilancias entre abril y mayo de 2008. En las diligencias se sumó la denuncia presentada por el ex consejero de Justicia Alfredo Prada ante la Fiscalía de Madrid. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios