Cobo se sintió espiado

  • El vicealcalde de Madrid subraya ante la juez la "coincidencia" de los partes de seguimiento con su agenda, hasta en el único día en el que no salió de Madrid

El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, aseguró ayer que los partes supuestamente elaborados por la Consejería madrileña de Presidencia, Justicia e Interior y que publicó un diario madrileño sobre sus actividades del año pasado son verosímiles y reflejan los actos que realmente llevó a cabo.

Cobo prestó declaración como testigo ante la juez que investiga el caso del supuesto espionaje al que fue sometido el vicealcalde, para cotejar su agenda con el posicionamiento de los teléfonos móviles de las personas que presuntamente le siguieron. Manuel Cobo, que es denunciante en el caso, declaró por espacio de unos 40 minutos y a la salida de los juzgados explicó que debió de relatar a la magistrada cuál fue su actividad durante los días 1, 2, 3, 4, 7, 8 y 11 de abril de 2008, a los que se refieren los partes publicados.

Aseguró que "efectivamente, todos los días existe una coincidencia, es verosímil lo que dicen esos partes en relación a mis actividades, a mis horarios de trabajo en el edifico de Cibeles, en el despacho de la Vicealcaldía, a mis itinerarios, mis salidas de trabajo y los lugares a los que asisto".

Manifestó que es "especialmente llamativo" que las personas que elaboraron los partes explicaran que uno de los días no habían podido localizarle, y señaló que ése es precisamente el único día del mes de abril que no salió de su casa de Madrid, porque estaba en Zaragoza. "Hasta en ese detalle la verosimilitud de que alguien se dedicó a seguirme queda patente", subrayó.

Preguntado sobre si los seguimientos a los que fue sometido pretendían ser un arma contra él, Cobo dijo que "en este mundo puede haber ocasiones en las que determinadas personas quieran o pretendan tener instrumentos o información sobre determinadas personas", aunque no sabe si es el caso.

Lo que sí necesita saber es "quién hizo esos seguimientos, quién los ordenó, para saber cuáles eran los motivos". Consideró "una actitud totalmente indigna que se pueda buscar algún tipo de información que pueda hacer daño a alguna persona, si eso es realizado por gente que no sean las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad siguiendo las instrucción de un juez".

En cuanto a las declaraciones que hizo al mismo diario que destapó el caso -que le han valido una sanción de un año sin militancia-, y en las que aseguraba que la Comunidad de Madrid había montado "una gestapillo" para espiarle, Manuel Cobo aseguró que "ojalá en este procedimiento, aún sabiendo las dificultades que tiene, sepamos quién lo hizo".

A preguntas de los periodistas, Cobo respondió que no sabe a quién se refería la presidenta regional, Esperanza Aguirre, el pasado viernes al hablar de un "hijoputa", y por lo tanto no conoce "si (Aguirre) ha hablado con alguien o dejado de hablar" para disculparse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios