Cuestión de pequeños matices

  • Rubalcaba y Chacón apenas han aportado propuestas programáticas a su intento de hacerse con las riendas del socialismo español durante los próximos años

¿Qué propuestas programáticas distintas tienen Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba si militan en el mismo partido? Pues pocas y más bien "de matiz", a tenor de las intervenciones de una y otro durante el último mes, enfrascados en una carrera sucesoria cuya meta está en el 38 congreso federal. Ahora bien, está en juego el liderazgo del PSOE para sustituir a José Luis Rodríguez Zapatero y cada uno tiene que intentar arrimar el ascua a su sardina para intentar ganar al otro este fin de semana en Sevilla.

Integración frente a unidad, juventud contra veteranía, esperanza en el futuro o credibilidad... Quizás un debate precongresual hubiera permitido afinar algo más el contraste, pero fue abortado por la dirección federal del PSOE por entender que no había tradición en el partido y que, a fin de cuentas, las diferencias entre dos compañeros socialistas eran de "pequeños matices".

Unos pequeños matices que a veces hay que buscar con lupa entre sus declaraciones. "Quiero más la unidad que la integración, el trabajo de los socialistas en torno a un proyecto. No preguntaré de dónde viene, o si es mayor o joven, sino si tiene ideas. Si las tiene, estará en mi proyecto", subraya Pérez Rubalcaba en sus actos con militantes y delegados al congreso federal.

"Necesitamos levantarnos y caminar ya. Lo necesitamos nosotros, y también lo necesita España", argumenta Chacón en sus desplazamientos, y advierte que ese trabajo requerirá coherencia, valor, respeto y trabajar sin miedo, con transparencia y abiertos al debate.

Tras los amargos resultados electorales del 2011 -municipales, autonómicos y generales-, los dos son plenamente conscientes de la necesidad de que el PSOE vuelva a conectar con la ciudadanía, especialmente con los jóvenes, y para ello proponen fórmulas de apertura a militantes y simpatizantes, al tiempo que abogan por recuperar la vertiente municipalista del partido.

Los dos quieren abrir el partido a la sociedad. Chacón fue la primera en sumarse al carro del líder del PSM, Tomás Gómez, para que la elección del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno sea en unas primarias abiertas a los simpatizantes, pero a Rubalcaba también le pareció una buena idea y no le importó agregarse inmediatamente a ella.

Y otra coincidencia: Chacón admite que los socialistas no siempre han sabido hablar en el pasado con la misma voz en todos los territorios. Rubalcaba quiere recuperar "una voz común" para que el PSOE diga lo mismo en todas partes.

Así las cosas, las diferencias pueden estar en los simples matices: Chacón habla de recargar el PSOE y que el partido se levante ya. Rubalcaba ofrece un cóctel con unidad y cambio.

Rubalcaba quiere un PSOE intergeneracional. Chacón, una dirección compartida. Ambos se han volcado además en Andalucía, que el 25 de marzo celebra elecciones autonómicas y que en el congreso de Sevilla de esta semana aportará un cuarto de los delegados con derecho a voto.

Desde que arrancaron sus respectivas candidaturas, tanto Chacón como Rubalcaba se han empeñado en marcar distancias con el Partido Popular y con los gobiernos conservadores que hoy por hoy mandan en Europa, sobre todo con la canciller alemana, Angela Merkel.

Los dos defienden que se revise el calendario de estabilidad presupuestaria para alargar un par de años los objetivos de cumplimiento del déficit, abogan por el establecimiento de los llamados eurobonos y quieren un papel más activo del Banco Central Europeo en la solución de la crisis de deuda.

Ahora bien, ¿qué pasará con el que pierda el próximo sábado? Chacón ya ha dicho que está dispuesta a ofrecer a Rubalcaba un puesto en la dirección federal. Rubalcaba no ha avanzado sus intenciones, pero ha dejado claro que si él es el vencedor no empezará una era de "rubalcabismo" ni pedirá salvoconductos a nadie.

Así las cosas y ante unos programas tan parecidos, las verdaderas diferencias las marcarán los delegados que serán los que digan la última palabra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios