Desconvocan la manifestación de Bilbao tras prohibirla la Audiencia Nacional

  • EA atribuye la decisión al "nerviosismo y el miedo" a un cambio en la política vasca

Los convocantes de la manifestación prevista para ayer en Bilbao en defensa de la libertad de expresión desconvocaron esta marcha horas después de que la Audiencia Nacional prohibiera al considerarla "un fraude de ley". Como reacción, EA atribuyó la decisión al "nerviosismo y el miedo del Partido Socialista, el PP y la Audiencia Nacional" a la proximidad de "un cambio" en la política vasca.

En una breve nota de prensa, los convocantes pidieron a la ciudadanía, "desde la responsabilidad y con determinación", que no acudieran a Bilbao "para no caer en provocaciones y evitar disturbios". También consideran que lo que es un "fraude de ley" es "la utilización de un tribunal especial", como califican a la Audiencia Nacional, para "prohibir el ejercicio de un derecho fundamental" como es el de manifestación.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno prohibió ayer esta manifestación al considerarla un "fraude de ley". Según el auto dictado por el magistrado, que adoptó esta decisión a instancias de la Fiscalía, el acto "no tiene otro objeto que eludir el cumplimiento" de la resolución judicial por la que prohibió el pasado jueves otro convocado por la plataforma "vinculada con ETA" Adierazi EH! también ayer por la tarde.

Entre los convocantes que firman está nota de prensa están Jone Goirizelaia, abogada de la izquierda abertzale; Sabin Intxaurraga, ex consejero vasco de Justicia (EA); Iñaki Zarraoa, ex alcalde de Getxo (PNV); Bego Campo (Aralar); y Ander Rodríguez, concejal de Mondragón (Alternatiba).

Por su parte, el secretario general de EA, Pello Urizar, quien aseguró que la prohibición de la manifestación de Bilbao se debe al "miedo" que generan los movimientos que se están produciendo en la sociedad vasca, advirtió que su partido "no se va a arredrar" ante vetos o amenazas y que "el camino emprendido es irreversible".

Urizar compareció ante los medios en Vitoria para analizar la decisión y atribuyó la anulación de la marcha al "nerviosismo y el miedo del Partido Socialista, el PP y la Audiencia Nacional" a la proximidad de "un cambio que va a modificar de raíz el escenario político de Euskal Herria". Según indicó, dicho cambio está "basado en las decisiones políticas y no está tutelado por ETA", algo que ha "descolocado" a quienes optan "exclusivamente por la vía policial".

También se pronunció ayer, el presidente del PNV, Iñaki Urkullu, quien tachó esta decisión de "provocación innecesaria" y de emplear "criterios dispares" para autorizar o no las concentraciones.

El Departamento vasco de Interior recibió un auto del titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, comunicando la prohibición de esta marcha que había sido convocada por un grupo de ciudadanos tras la decisión de prohibir una manifestación anterior organizada por la plataforma Adierazi EH! .

Urkullu, que se encontraba en Barcelona participando en los actos de la Diada, aseveró que se trata también de una decisión "arbitraria" y que no contribuirá al "clima de convivencia" que la sociedad vasca necesita.

Para el dirigente vasco, "la decisión de la Audiencia Nacional es una provocación que nos retrotrae a tiempos anteriores, por lo que espero que podamos superar esto cuanto antes ya que esto no ayuda a favorecer un clima de convivencia política en la sociedad vasca".

Urkullu reivindicó el derecho de los manifestantes a expresarse y negó que la concentración esté convocada por "sucesores de la ilegalizada Batasuna", el argumento que, a su juicio, la Audiencia Nacional "ha usado como excusa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios