ETA mató en Cádiz a Suar, su primera víctima en Andalucía

  • Hoy se cumplen cinco años de la detención de una presunta etarra en la capital gaditana

Comentarios 3

Desgraciadamente, la provincia de Cádiz no ha sido ajena a la barbarie terrorista. ETA eligió la capital hace ya cerca de 27 años y medio para abrir su listado de víctimas en Andalucía, asesinando al doctor Alfredo Jorge Suar Muro, que trabajaba como médico en la prisión de Puerto 1.

Su cadáver, con un tiro en la nuca y otro en la sien, fue hallado dentro de su propio coche, en el túnel de la entonces residencia Zamacola, en Cádiz, a las nueve y media de la noche de un 14 de octubre de 1983. Cuatro horas antes, había salido de su consulta, en su domicilio particular de la calle Valdés, en El Puerto, con dos individuos. "Vuelvo en cinco minutos", le dijo a su enfermera.

Se había venido desde su Argentina natal para España, a trabajar en El Puerto, con su mujer, María Teresa Decarlini, a finales de los años 70. Eran los tiempos duros de la dictadura argentina y pensaron que la provincia era un lugar más tranquilo para poder formar una familia. Tenía 36 años de edad, y dos hijos, de 7 y 6 años, cuando ETA lo mató a bocajarro.

Su asesinato fue atribuido a delincuentes habituales, por su trabajo en el Penal. Las dudas se disiparon pronto: ETA reivindicó el que fue el primer atentado de un funcionario, el primero en Andalucía, en el periódico Egin.

17 años tuvieron que pasar para el reconocimiento, para que el Gobierno acordaba concederle la Cruz al Mérito Civil a título póstumo, los mismos años que tardó el Ayuntamiento de El Puerto en dedicarle una calle.

En octubre de 2008, cuando se cumplieron 25 años, Prisiones le rindió un homenaje colocando un monolito en la entrada de la prisión en la que trabajaba. Su viuda, todo un ejemplo de fortaleza para otras víctimas, volvió a exigir a los políticos de todo signo el cumplimiento íntegro de penas para los etarras.

Precisamente hoy se cumplirán cinco años de la detención de la única persona que presuntamente estaba relacionada con ETA en la capital gaditana. Ixone Fernández Bustillo, estudiante de Ciencias del Mar en la Universidad de Cádiz, fue detenida el 8 de febrero de 2005 en la plaza del Palillero acusada de formar parte de los aparatos de captación y recogida de información para objetivos. Ixone Fernández, sobrina del etarra José Antonio Fernández Hernando, con quien se carteaba, vivía en un piso de La Laguna, donde se encontraron informes, basados fundamentalmente en recortes de prensa, de la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y políticos como Aurelio Sánchez Ramos, Patricia Ybarra y Carmen García.

Ixone Fernández Bustillo llegó incluso a reconocer ante la Audiencia Nacional en el juicio que sentaba en el banquillo a 12 acusados de la captación y de recabar información, que había acumulado datos sobre estas personas. A pesar de que había tenido contactos con una etarra en el año 2002 que le ofreció hacer algo por la banda, posteriormente no se llegó a concretar esa integración, según lo que declaró en el juicio. Por tanto, afirmó que la recopilación la hizo por su cuenta. Finalmente, en el mes de julio del pasado año quedó en libertad por falta de pruebas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios