ETA tenía en Portugal mapas de Cádiz, San Fernando y los horarios de autobuses

  • Los agentes encuentran en el chalé de Avarela datos de la provincia y un móvil con la inscripción 'Cádiz' · Interior relaciona el objetivo con que es la circunscripción de Rubalcaba

Comentarios 86

La Policía portuguesa ha encontrado en el chalé de Casal de Avarela, la base logística de ETA en Portugal, dos detallados mapas de las ciudades de Cádiz y de San Fernando, así como otro de Madrid. En el caso de las dos ciudades gaditanas, no había objetivos marcados, pero fuentes del Ministerio del Interior explicaron ayer a este periódico que la banda terrorista podría estar planeando un atentado en alguna de las dos poblaciones, toda vez que contaba con abundantes explosivos y un laboratorio ya montado en el garaje preparado para fabricar artefactos. Las Guardia Nacional Republicana (GNR) también ha hallado tres teléfonos móviles, uno de los cuales llevaba la etiqueta de Cádiz, y los horarios de autobuses de esta provincia.

Durante varios meses, los terroristas han ido trasladando material a esta localidad cercana a Óbidos, al norte de Lisboa. Desde allí podían actuar en Andalucía. Fuentes antiterroristas mantienen que ETA estaría preparando una ola de atentados "inminente". Se da el caso de que Cádiz es la circunscripción electoral por la que se presenta el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Fuentes de Interior mantuvieron ayer que no descartan en estos momentos que los datos de Cádiz y San Fernando estuvieran relacionados con una acción terrorista que tuviera que ver con la presencia del ministro en esta provincia, a donde suele viajar a menudo debido a su cargo de diputado. Interior reconoce, no obstante, que Cádiz es una ciudad donde es difícil atentar debido a su insularidad, por lo que sólo dispone de una salida, que fácilmente puede ser bloqueada por la Policía. No obstante, los terroristas también guardaban un plano de la ciudad vecina de San Fernando y el horario de autobuses de una empresa de transportes que opera en la zona. La policía portuguesa intenta averiguar ahora si en el teléfono etiquetado con el nombre de Cádiz hay algún tipo de datos que pudiera dar más información sobre un posible objetivo.

Al Ministerio del Interior le ha sorprendido la cantidad de explosivos que ETA había acumulado en Portugal, un total de 1.500 kilos de explosivos. "Un verdadero arsenal", comentó una fuente de Interior. En el garaje utilizado como laboratorio había 12 bidones de nitrato amónico, varias bolsas de nitrato potásico, 40 litros de ácido sulfúrico, polvo de aluminio y pentrita, el mismo tipo de sustancia utilizada por el terrorista nigeriano detenido estas Navidades en el vuelo de Holanda a Estados Unidos.

Interior, no obstante, considera que la base de ETA en Portugal ha quedado desmantelada si bien pudieran encontrarse algunos escondites más. La GRN busca ahora a dos miembros de la banda, a Andoni Cengotitabengoa y Oier Gómez, si bien la casa de Avarela había sido ocupada por varias personas más, un grupo numeroso, según el agente portugués vecino que dio el aviso a la policía. Según un auto del juez Garzón, fue Garikoitz Aspiazu, Txeroqui, jefe militar de ETA hasta su detención en noviembre de 2008, quien dio la orden de montar una base operativa en Portugal debido a que Francia "estaba quemada" para los terroristas.

Entre el abundante material hallado en Portugal, hay dos ordenadores, cuyos archivos se están intentando abrir, así como tres teléfonos móviles. Uno de ellos es el citado anteriormente, el que lleva el nombre de Cádiz; los otros están etiquetados como Madrid y Portugal, más una cuarta caja con una tarjeta SIM con el título de Mundo. Los terroristas también poseían varios planos de Portugal y uno más detallado de la región de Coimbra, así como varias cajas para preparar bombas-lapas. La GNR también ha encontrado material de precisión y varias herramientas, tales como taladros, brocas y sierras, que podrían haber sido utilizadas para preparar los artefactos con los que atentar.

La operación en Portugal comenzó el lunes pasado después de que el conductor de una furgoneta Citroën Berlingo de color blanco se saltó un control de carretera de la GNR cerca de Óbidos. Tras la persecución, el vehículo quedó atascado en el barro y sus ocupantes, entre los que la Policía cree que se encontraba Cengotitabengoa, pudieron huir, aunque dejaron en su interior varios detonadores. La furgoneta había sido robada en Castelo Branco y llevaba placas falsas.

Sin embargo, el aviso que ha dado con la base de ETA en Portugal la dio un vecino de Avarela, un agente de policía que sospechó de una casa que llevaba tres días con las luces encendidas y las puertas abiertas. Se supone que los que huyeron de la furgoneta pudieron avisar al resto del grupo terrorista, y que éstos salieron rápidamente de la casa.

Las fuerzas de seguridad española comenzaron a sospechar de que ETA estaba intentando operar en Portugal desde junio de 2007, cuando se encontró en Ayamonte un coche abandonado con 130 kilos de explosivos. El último hallazgo está relacionado con la detención de cuatro etarras el pasado 9 de enero, cuando agentes de la Guardia Civil interceptaron una furgoneta cargada de explosivos en Bermillo de Sayago, en la provincia de Zamora, que tenía como destino Portugal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios