Escasas incidencias en la primera jornada de huelga de celo en la Policía

  • Las colas de pasajeros en el aeropuerto de Málaga y de vehículos en la frontera con Andorra, entre las pocas incidencias de una huelga que los sindicatos afirman "mayoritaria"

La Policía Nacional ha vivido hoy la primera jornada de la "huelga de celo" convocada por los sindicatos del Cuerpo con escasas incidencias, salvo algunas colas de vehículos en la frontera con Andorra, así como en los controles de acceso del aeropuerto de Málaga, según han informado fuentes sindicales.

No obstante, los cinco sindicatos convocantes -SUP, CEP, UFP, SPP y Sindicato de Comisarios- han acusado al Ministerio del Interior de reforzar determinados servicios con agentes de otras unidades para tratar de neutralizar las protestas en demanda de la equiparación salarial para los agentes. Pese a ello, los sindicatos han informado de que el seguimiento de las medidas de presión ha sido "mayoritario" con una "reducción significativa" de las actuaciones "por iniciativa propia", como identificaciones.

Esto ha provocado una disminución de las detenciones de personas con causas pendientes o reclamadas por la Justicia o de inmigrantes que se encuentran en España en situación irregular. El "trabajo a reglamento" se ha notado especialmente en algunos puestos fronterizos. Los controles de documentación se han ralentizado de forma importante en la frontera con Andorra -con retenciones de vehículos de hasta 9 kilómetros- y en el aeropuerto de Málaga, a la llegada de los viajeros no comunitarios.

Los sindicatos han denunciado los "intentos" del Ministerio del Interior de boicotear la protesta, con órdenes para sustituir en sus puestos a los agentes que secundaban las movilizaciones. Ha sido el caso, según aseguran los sindicatos, en el aeropuerto Pablo Picasso de Málaga, donde un jefe policial ha ordenado suprimir de forma temporal el control de frontera para agilizar los embarques y llegadas, "vulnerando la ley" relativa a los filtros fronterizos. "Como la orden era ilegal, se ha negado a ponerla por escrito", ha asegurado un portavoz del SUP.

En la Guardia Civil, cuyas organizaciones profesionales también se han adherido a la huelga de celo de los policías, las movilizaciones comenzarán previsiblemente la próxima semana. De este modo, las asociaciones de guardias civiles pretenden hacer coincidir las protestas con el inicio de la operación especial de Tráfico y la mayor afluencia de viajeros a puertos y aeropuertos motivada por el éxodo estival.

Desde el Ministerio del Interior, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, ha destacado la "normalidad" observada en esta primera jornada de "trabajo a reglamento" y ha dejado claro que el Gobierno "va a garantizar que los ciudadanos puedan desarrollar su vida sin ningún problema". En declaraciones a los periodistas en Santander, antes de clausurar un seminario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre seguridad ciudadana, Camacho ha expresado su confianza en que la "huelga de celo" se solucione, puedan "llegarse a acuerdos" y evitar así "cualquier tipo de conflicto".

El secretario de Estado ha recordado que las Fuerzas de Seguridad del Estado "gestionan la seguridad con una extraordinaria responsabilidad" y ha confiado en que los sindicatos "estén a la misma altura" a la hora de decidir las medidas de protesta que pongan en marcha en las próximas jornadas. Entre otras reivindicaciones, policías y guardias civiles reclaman la equiparación salarial con las policías autonómicas, lo que supondría un incremento de las retribuciones del 20 por ciento en cuatro años.

El Gobierno ha expresado en múltiples ocasiones su disposición a mejorar los salarios de los agentes pero no considera viable en la actual coyuntura económica una equiparación salarial en los términos planteados por los sindicatos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios