España no acogerá a "más de tres" prisioneros de Guantánamo

  • Zapatero informará de ello personalmente a Obama la próxima semana.

Comentarios 7

Este viernes España habrá tomado una decisión sobre qué prisioneros del penal que EEUU tiene en Cuba, Guantánamo, acoge en su territorio. De momento, según han señalado fuentes gubernamentales, "no serán más de tres". Será el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, quien informe de ello la próxima semana a Barack Obama. Todo ello, dentro del marco de la entrevista que mantendrán el martes que viene los dos líderes políticos.

El número de presos, según han indicado las mismas fuentes, será similar al de otros países de la UE. Por el momento, Francia acoge a un preso, Bélgica a dos e Italia tres. Todos ello, tanto los que hay en otros países como los mencionados, como los que llegarán a España están dentro de la categoría 'cleared for release'. Esta calificación significa que sobre estas personas que han sido privadas de su libertad no pesan cargos, por lo que deberán acceder a ella. Otro hecho a tener en cuenta es que se realiza la petición de que Europa los reciba radica en que no pueden volver a sus países de origen por razones humanitarias.

Los presos que lleguen a España habrán pasado por un evaluación muy rigurosa por parte del Ministerio de Interior. Este organismo se ha encargado de realizar una "selección", al igual que también lo han hecho el resto de países que acoge a este tipo de presos. En definitiva, los Servicios de Información españoles han estudiado con detalle sus historiales. Así, han determinado si su residencia en España podría causar algún problema de seguridad. Interior ya dejó claro en su momento que el primer grupo que propuso la administración Obama era potencialmente peligroso, sobre todo los cuatro tunecinos que componían este grupo de cuatro personas. 

Los contactos para determinar qué presos de Guantánamo podían recalar en España comenzaron el pasado 17 de junio. Durante las negociaciones quedó claro que el Ejecutivo nacional no quería presos de países con los que mantuviera una estrecha relación, por vecindad o por compartir intereses estratégicos. Querían evitar a toda costa que se generase un conflicto diplomático. 

Así las cosas, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ya señaló en junio que, previsiblemente, se establecería un "sistema de vigilancia y observación" en torno a los detenidos que finalmente vengan a España. 

De esta manera se pretende garantizar plenamente la seguridad de la sociedad española, a pesar de que sobre estas personas no pesan cargos. Este proceso viene a ser "bastante similar" a la situación de los detenidos de Guantánamo, señalado que en el momento actual el Gobierno actuará más o menos en el mismo sentido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios