Magdalena álvarez

"Desde Europa también estoy en la política andaluza"

  • La ex ministra se autodescarta como candidata a la Alcaldía de Málaga

Comentarios 17

La ex ministra de Fomento y actual europarlamentaria por el PSOE, Magdalena Álvarez Arza (San Fernando, 1952), asegura que desde Bruselas "también estoy en la política andaluza"; se autodescarta como candidata socialista para la Alcaldía de Málaga y evita pronunciarse sobre si Griñán debe introducir cambios en su Gobierno tras el congreso extraordinario del PSOE-A; y elogia encendidamente a Rodríguez Zapatero. Desde el Parlamento Europeo se ha embarcado en poner coto a un fraude fiscal de 255.000 millones de euros en la UE, y no se le nota muy afectada por la nula relación con su sucesor, José Blanco, que no le ha llamado ni una sola vez por teléfono.

-¿Hubiera usted puesto firme a los controladores con algo más de tiempo de Fomento?

-La cuestión no es poner firmes, sino cómo hacer todo lo posible para prestar el mejor servicio a los ciudadanos, y para no generar problemas adicionales en una situación de crisis económica como la actual. En cada momento, las decisiones tienen que tomarse de acuerdo con las circunstancias específicas.

-¿Le llama mucho su sucesor en Fomento?

-No. Tenemos trabajos muy distintos, y no he recibido ninguna llamada de él sobre asuntos de Fomento. Eso sí, mantenemos una buena relación cuando nos vemos.

-¿Al señor Blanco le nieva mejor que a usted?

-Aunque las circunstancias han sido similares, ahora se ha podido constatar la efectividad de las medidas tomadas entonces, tanto para dotar de más medios y más eficaces, como para reforzar la coordinación entre todos los responsables.

-Me reconocerá que usted estaba un poco peleada con las relaciones públicas.

-Más que peleada, sí es verdad que quizás, al estar tan concentrada en mi trabajo, no me di cuenta que parte de éste era explicar cómo estábamos transformando el país. Es un mea culpa que puedo entonar.

-¿Le sorprende que Fomento sea uno de los ministerios más afectados por el recorte del gasto que prevé el Gobierno?

-Fomento es el que tiene mayor capacidad de inversión. Como es natural, quien tiene que decidir dónde recortar gastos siempre mira hacia el ministerio que tiene un presupuesto mayor. No me ha sorprendido.

-¿Ha generado Fomento el empleo que preveían en esta situación de crisis?

-La inversión era necesaria para reactivar la economía a corto plazo, es decir para crear empleo y mantener la actividad económica en un tono adecuado. Y la obra pública era el sector más cercano a la construcción inmobiliaria y con más posibilidades de absorber el empleo que se destruía en ésta. Las infraestructuras son fundamentales para modernizar un país, porque prepararan al sistema productivo para poder competir en el futuro. Son, por tanto, inversiones muy rentables.

-¿Qué herramientas recoge el informe que prepara sobre la crisis en la UE?

-Una de las herramientas debe ser más Europa. Es decir, el funcionamiento adecuado, coordinado e integrado de políticas que tienen un peso europeo, y que no sean las políticas de los distintos países las que se impongan. Si se hace a nivel europeo, la potencia de la política es mayor. Hay que, por tanto, mejorar la gobernanza europea con instrumentos que sumen y afecten a todos los países de la UE. También es necesaria una política monetaria que garantice la liquidez de la economía y unos tipos de interés adecuados para que se reactive. Una mayor flexibilidad en las características del crédito, con una capacidad de adaptación a las necesidades de quienes van a llevar a cabo la actividad económica. Una política fiscal, donde una pata importante es el Pacto de Estabilidad y donde se le va a dar un tratamiento especial a las inversiones cuyos efectos se van a notar en el medio y el largo plazo. Pero también tenemos que contar con mayores instrumentos financieros y fiscales por parte de la UE. Por ejemplo, para la lucha contra el fraude fiscal, que se estima que en Europa alcanza una cuantía de entre 200.000 y 255.000 millones de euros al año. Para hacernos una idea de lo que estas cantidades suponen, basta constatar que el coste del plan de recuperación de la economía asciende a unos 100.000 millones de euros. Luego si hubiéramos logrado reducir este fraude, a través de la cooperación y la colaboración entre los distintos países, hubiéramos podido financiar el doble del plan de recuperación. Deberíamos, asimismo, debatir acerca de la tasa sobre operaciones financieras internacionales o sobre la tasa sobre el carbono, con el objetivo de allegar ingresos adicionales. Por último, cabe citar la necesidad de potenciar el papel del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

-Ahora en Europa se dedica también a perseguir los paraísos fiscales, ¿no?

-El miércoles espero que se apruebe en el pleno del Parlamento Europeo el informe sobre la Directiva para acabar con los paraísos fiscales europeos, del que soy ponente, con instrumentos tan potentes como el levantamiento del secreto bancario y el intercambio automático de información entre los países sobre los contribuyentes.

-¿Se ha equivocado Almunia al equiparar España y Grecia?

-Aunque podamos tener algunas similitudes, estamos en posiciones muy distintas. La situación económica de España no es comparable con la de Grecia.

-¿Y el señor Barreda?

-Quien asume una responsabilidad -y me estoy refiriendo al presidente del Gobierno- es quien tiene más información y una visión global para tomar las decisiones correctas. Tenemos un magnífico presidente que sabe administrar los tiempos de acuerdo con lo que necesita el país.

-¿Para qué va a servir el congreso extraordinario que celebrará el PSOE-A en marzo?

-Va a ser un pistoletazo de salida para respaldar al actual presidente de la Junta y para organizar el partido y poner en marcha las políticas necesarias para llevar a Andalucía por la senda del progreso por la que lleva tres décadas.

-¿Debe Griñán cambiar el Gobierno de forma inmediata?

-Es su responsabilidad y los demás no debemos inmiscuirnos.

-¿Le gustaría volver a la política andaluza?

-Desde Europa también estoy en la política andaluza. Desde Bruselas y Estrasburgo trabajo por Andalucía y por España. Soy andaluza y lo llevo en la sangre. Desde aquí hago todo lo posible para que mi tierra tenga el futuro que se merece.

-¿Su posible candidatura a la Alcaldía de Málaga es agua pasada?

-El partido decidirá los candidatos, pero no creo que estén pensando en mí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios