Eusko Alkartasuna, Alternatiba y líderes soberanistas sellan un pacto a largo plazo

  • Los comunistas acusan a Urkullu de "insultar la memoria" de "miles de hombres y mujeres" al comparar su legalización con la de Sortu.

Comentarios 1

A escasos dos meses de las elecciones municipales y autonómicas, las fuerzas políticas se apresuran por definir sus proyectos políticos. Es el caso de Bildu, coalición formada por Eusko Alkartasuna, Alternatiba y personas independientes soberanistas de izquierdas, presentada este domingo en sociedad como un proyecto " más allá de las elecciones para que el soberanismo tenga en las instituciones el peso que tienen en la sociedad", "y que no es un plan "B", en alusión a Sortu. Sobre Sortu y las declaraciones de Urkullu, en las que comparaba su legalización con la de las formaciones comunistas tras el franquismo, han hablado desde el PCE, que le acusan de "insultar a la memoria" de miles de hombres y mujeres.

Bildu nace con vocación de quedarse más allá de las próximas elecciones. De esta forma han presentado los dirigentes de Eusko Alkartasuna, Alternatiba y personas soberanistas de izquierdas la que es la coalición con la que concurrirán a los próximos comicios municipales y autonómicos del 22 de mayo. 

El lugar elegido por los dirigentes de la nueva formación, entre los que se encontraban el secretario general de EA, Pello Urizar ,el portavoz de Alternatiba, Oskar Matute, y la independiente Bakartxo Ruiz, para la presentación en sociedad de la coalición, ha sido el hotel Miramar de San Sebastián, donde han explicado que Bildu responde a "la potencialidad de la acumulación de fuerzas para desbrozar el camino hacia la paz definitiva y la democracia real, a un escenario en el que se respeten todos los derechos de todas las personas y se reconozca a Euskal Herria el derecho a decidir su futuro".

Y por ello presentan un "proyecto que pretende ser un instrumento válido para el conjunto del soberanismo progresista, una herramienta para influir en la sociedad desde los ayuntamientos y las diputaciones forales, primando lo que nos une sobre lo que nos diferencia, para completar una propuesta electoral seria y con proyección de futuro", han remarcado. En su intervención, Urizar ha detallado que Bildu es un proyecto que llega en víspera de elecciones tras haber pasado por "un largo proceso en que se han tejido complicidades, se han firmado acuerdos estratégicos y se ha logrado estipular objetivos comunes de cara al futuro, tanto en lo que se refiere a la política nacional como en lo referido a la gestión política de las instituciones".

"Constituir una oferta electoral basada en la unidad soberanista nunca ha sido un plan oculto, un plan B, para los que impulsamos Bildu", ha precisado, para insistir en que este acuerdo "se va a convertir en la fuerza transformadora que llevará a Euskal Herria a una situación de paz verdadera y a un escenario en el que todas las personas verán respetados sus derechos humanos, civiles, políticos y sociales". En esa línea, ha asegurado que no se ha llegado a la situación política y social a la que la coalición aspira, pero ha asegurado que "el camino que con el liderazgo de la unidad independentista hemos recorrido, exige un esfuerzo por ofrecer a la sociedad un instrumento útil para consolidar el proyecto con la vista puesta en el escenario final del derecho a decidir y la consecución de una sociedad igualitaria".

El dirigente de EA ha afirmado que Bildu refleja una unidad formada en torno a distintas sensibilidades políticas de Euskadi, "con trayectorias diferentes y en muchos casos diferenciadas, que contribuyen a lograr una oferta completa y única que responde a las aspiraciones políticas de una gran parte de la sociedad vasca". Por ello, ha considerado llevar la "construcción nacional y social" a diputaciones y ayuntamientos, para que "el soberanismo tenga en las instituciones el peso que tiene en la sociedad y que la Ley de Partidos ha diluido en los últimos años", algo que, a su juicio, se logrará "de manos de una unidad soberanista fuerte".

Los comunistas critican a Urkullu

A los comunistas españoles no les han gustado las declaraciones del presidente del PNV, Íñigo Urkullu, que el pasado viernes pedía la misma "altura de miras" que durante la transición se aplicó para legalizar el Partido Comunista "para encauzar un nuevo tiempo, una nueva transición en Euskadi". En un comunicado, los comunistas lamentan "por desafortunadas y faltas de rigor histórico", las declaraciones de Urkullu, quien este pasado viernes comparó la legalización de la nueva marca de la izquierda abertzale con la del PCE en la transición.

Para el PCE y los comunistas vascos, ambas situaciones "no son en absoluto comparables", ni por el momento histórico "caracterizado por la dictadura de Franco", ni por los objetivos y la lucha de la formación que lideró Santiago carrillo, "que durante 40 años combatió en defensa de la legalidad republicana, aplastada por el franquismo y el fascismo". Por estos motivos, consideran que estas declaraciones son "un insulto a la memoria de miles y miles de hombres y mujeres comunistas que sufrieron persecución, cárcel y muerte" y contribuyeron "de forma decisiva, a alcanzar la democracia en nuestro país". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios