Garzón considera la decisión del Supremo precipitada y falta de fundamento

  • El magistrado critica la decisión del Alto Tribunal de abrir juicio oral contra él por las escuchas del 'caso Gürtel'.

Comentarios 20

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha afirmado que la decisión del Tribunal Supremo de abrir juicio oral contra él por las grabaciones en el caso Gürtel es "no sólo precipitada", sino "falta de fundamento". "No está el hecho en decir grandes palabras y afirmaciones cuando éstas están huecas, y eso es lo que sucede en este tema", ha dicho Garzón a los periodistas antes de impartir en Granada una conferencia sobre derechos humanos y jurisdicción universal.

El Tribunal Supremo ordenó la apertura de juicio oral contra el juez de la Audiencia Nacional por los delitos de prevaricación y violación de las garantías constitucionales, al ordenar la grabación de las conversaciones que mantuvieron en prisión los imputados en el caso Gürtel y sus abogados. Se trata de la segunda causa por la que el Supremo sentará al juez en el banquillo, después de que hace casi un año acordara abrir un juicio oral contra él por investigar los crímenes del franquismo.

Garzón, que ha confiado en poder demostrar en el juicio que lo que el magistrado dice en el auto "no se sostiene", ha asegurado que tanto su actuación como instructor, como la del juez que continuó, fue "sujeta a la legalidad" y que las decisiones que tomó fueron de acuerdo "con una interpretación de la ley, pero desde luego sin ningún tipo de posibilidad de que se pueda calificar como delito". Ha mantenido que cuando llegue el momento del juicio quedará "clarificado" que lo que hizo fue investigar "una trama muy poderosa con arreglo a la ley y con cumplimiento de todos y cada uno de los principios que se exige al juez".

Garzón ha incidido: "Lo he dicho en mis dos declaraciones, lo digo ahora y lo diré el día del juicio: No tiene nada que ver. Pretender vincular ese aspecto -las grabaciones- con otras pruebas es un atrevimiento, además de que no responde a la realidad". Interrogado sobre si se siente acosado, ha dicho: "No es cuestión de acoso o no. Yo lo que quiero es que me juzguen ya. Llevo casi un año suspendido. Previsiblemente se me va a duplicar en este caso la suspensión preventiva para por si acaso, y lo que quiero ya es que se me juzgue", ha incidido el juez.

Ha afirmado que respeta al Tribunal Supremo, pero que cree que su decisión ha sido "no solo precipitada, sino además falta de fundamento", y ha explicado que desde que empezó la investigación sobre su actuación no ha podido probar que "no tiene justificación" porque le han "privado pruebas fundamentales". "Espero que en el juicio, que deseo sea cuanto antes, podamos tener esa oportunidad", ha señalado Garzón, que interrogado sobre su opinión respecto a la posibilidad de que él se siente en el banquillo antes que los imputados ha manifestado: "Todos somos iguales ante la ley, y yo a lo que aspiro es a ser igual ante la ley".

El juez ha manifestado que el procedimiento sigue su curso y ha dicho que "quizá no debería de ser como está siendo, pero es una realidad y por tanto no seré yo el que me escude en que otro proceso está yendo más lento", y ha pedido que sea un proceso "justo" porque "hasta el momento, los principios que lo rigen en este caso desde luego no han sido respetados". "Se están utilizando unas conversaciones grabadas de acuerdo con la ley, y sin embargo se impide que se aporten esas conversaciones para que se conozca por qué es el objeto del procedimiento", ha señalado el juez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios