Garzón manda a la cárcel a los cerebros de la trama

  • Prisión incondicional para Francisco Correa, Antoine Sánchez y Pablo Crespo · El juez deja en libertad a otras tres imputadas

Comentarios 28

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decretó anoche prisión incondicional para Francisco Correa, presunto líder de la trama de corrupción y tráfico de influencias descubierta en la Operación Gürtel, y para dos de sus colaboradores, su primo Antoine Sánchez y Pablo Crespo. El magistrado adoptó esta decisión a petición de las dos fiscales Anticorrupción, Miriam Sánchez y Concha Sabadell, después de haber prorrogado el pasado lunes su detención, que tuvo lugar el viernes anterior, para practicar nuevas diligencias.

Garzón acusa a los tres de los delitos de blanqueo de capitales, tráfico de influencias, defraudación y cohecho, los mismos que atribuye a los otros 34 imputados que figuran, por el momento, en esta causa. No obstante, la Fiscalía Anticorrupción no descarta que el número de imputados, que ya se eleva a 37, se amplíe "al menos en dos o tres personas" más, según informaron a Efe fuentes fiscales.

Antes de celebrar las vistillas para la adopción de medidas cautelares, comparecieron ante Garzón las tres primeras imputadas llamadas a declarar de la lista de 34 que ayer martes notificó el magistrado: Carmen Rodríguez Quijano (esposa de Correa), Felisa Jordán -puestas en libertad por la Policía tras ser detenidas junto a Correa, Crespo y Sánchez- y Carmen Luis Cerezo. Las tres quedaron en libertad tras ser interrogadas desde el mediodía hasta las siete de la tarde y el juez les impuso comparecencias mensuales y la obligación de comunicar al juzgado si tienen intención de abandonar España.

Jordán fue la que más tiempo permaneció declarando ante Garzón, unas tres horas, seguida de Rodríguez Quijano, que estuvo hora y cuarto, mientras que Luis Cerezo sólo entró diez minutos en el despacho del juez y acto seguido abandonó la Audiencia Nacional. También fue conducido a mediodía a la Audiencia Nacional el último detenido en la Operación Gürtel, Álvaro Pérez Alonso, conocido como El Bigotes y responsable de Orange Market, que fue detenido el lunes en Valencia. Sin embargo, aunque permaneció desde las 13:00 en los calabozos de la Audiencia, finalmente Garzón no le interrogó y previsiblemente lo hará hoy.

Durante su declaración, la mujer de Correa trató de desvincularse de las actividades de su marido -responsable de la empresa Special Events, que organizó eventos para el PP hasta 2004-, alegando que no viven juntos y que se encuentran en trámites de separación. Según el abogado de Rodríguez Quijano, Enrique Molina, éste explicó al juez que desde que su defendida se casó con Correa tenía régimen de separación de bienes y aseguró que "la relación personal es inexistente" porque llevan cuatro años "sin tratarse".

El resto de los imputados serán interrogados por el magistrado en grupos hasta el 5 de marzo, aunque hasta el próximo lunes Garzón no tiene previsto reanudar las tomas de declaraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios