Gobierno y PP se acusan de "infantil" y "cobarde" por la investigación del caso Faisán

  • Un sindicato policial rechaza que se archive el presunto chivatazo a ETA con la "excusa" de los cortes en el vídeo

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, calificó ayer de "episodio infantil" la actitud de la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, que esta semana acusaba a la vicepresidenta de esconderse en el caso Faisán al dejar sin responder una pregunta en la sesión de control

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega respondió así a una cuestión sobre su decisión, esta semana en la sesión de control al Gobierno, de aplazar una pregunta sobre la investigación de un presunto chivatazo policial a la red de extorsión de ETA que formulaba la portavoz del PP por la ausencia del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba a quien, según dijo, correspondía contestar y no a ella.

De la Vega afirmó que la portavoz del PP se "ha enrabietado, más de cara a la galería que con razones fundadas y ella sabrá por qué". La vicepresidenta agregó que a veces "las formas se confunden con el fondo y en democracia son tan importantes las unas como las otras".

La número dos del Ejecutivo socialista aseguró que el PP tiene "plenamente garantizado" el derecho de ejercer el control parlamentario al Gobierno, "en relación a este tema y a todos los temas, y decir lo contrario es mentir a los ciudadanos y faltar a la verdad y esto es lo que importa en democracia", insistió.

El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Luis Ayllón, arremetió después contra la "actitud cobarde" de De la Vega al "esconderse" detrás de una rueda de prensa para contestar al PP sobre el caso Faisán en vez de hacerlo en el Parlamento.

En declaraciones a Efe, Ayllón exigió "disculpas públicas" a la vicepresidenta primera del Gobierno, ya que es "la segunda falta de respeto de la vicepresidenta a la oposición, a la democracia y al conjunto de los ciudadanos en los últimos días. La primera falta de respeto fue no contestar".

El Sindicato Profesional de la Policía (SPP) manifestó ayer que "no se puede aceptar como excusa" para archivar el caso los cortes en el vídeo de la grabación del bar Faisán del día que se produjo el soplo que frustró una operación contra una red de extorsión de ETA. "No se puede aceptar como excusa para archivar el caso que el vídeo que recoge imágenes de la entrada del bar Faisán el día del chivatazo haya sufrido cortes que imposibilitan la resolución del caso", dice el SPP en una nota difundida ayer.

El vídeo grabado por la Policía en el bar Faisán de Irún el día que pudo producirse el presunto chivatazo a ETA tiene dos cortes de tres minutos y 16 segundos, respectivamente, que afectan a un momento "clave" de la investigación, según la asociación Dignidad y Justicia, que ejerce la acusación popular en esta causa junto a la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios