El Gobierno advierte a Amaiur que debe pedir pasos a ETA, no a los demócratas

  • Sáenz de Santamaría insta a la coalición 'abertzale' a dirigirse a la banda para que proceda a su disolución · Los independentistas replican que no admiten "ningún tipo de lecciones de democracia"

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamó ayer a Amaiur que no pida a los demócratas pasos y que se dirija a ETA para que dé el paso "definitivo, final y concluyente" que no parece "con mucho ánimo de dar".

La vicepresidenta respondió así durante su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Senado a la intervención del representante de Amaiur, Alberto Unamunzaga, quien había confiado en que, tras los "grandes avances" que se han dado en los últimos años "para lograr la pacificación de Euskal Herría", el Gobierno tuviera "altura de miras".

Sáenz de Santamaría le reprochó que hablara de derechos humanos y le recordó que el primero y sobre el que se articulan todos los demás es el derecho a la vida.

"Si quiere hablamos de lo que son torturas, de lo que son tratos inhumanos, de lo que es degradante para las personas y para las familias, pero quitarles la vida y la libertad puede servir", manifestó Sáenz de Santamaría.

La vicepresidenta exigió a continuación a Amaiur que no diga a ninguno de los demócratas que tienen que "dar los pasos que otros", que han vivido y siguen viviendo fuera de la democracia, "no están dispuestos a dar".

"No me lo pida a mí, no se lo pida a los demócratas, pídaselo a quienes hace mucho tiempo decidieron salirse de la democracia, a quienes desde hace mucho decidieron salirse y parece ser que no se les ve con mucho ánimo de dar un paso definitivo, final y concluyente", agregó.

En su réplica, el senador de Amaiur afirmó que no admite "ningún tipo de lecciones de democracia y respeto a los derechos humanos" porque, "desgraciadamente", ha "tenido que estar en demasiados actos de situaciones de vulneraciones de derechos humanos que se han producido en Europa".

Tras expresar el "compromiso claro" de Amaiur con el respeto a los derechos humanos y recalcar que "una injusticia jamás va a justificar otra injusticia", Unamunzaga insistió en que hay que conseguir una "situación en que no quepa ninguna vulneración de derechos".

"Sólo le tengo que decir una cosa: esta vicepresidenta ha estado en muchos funerales, en demasiados funerales", fue la respuesta de Sáenz de Santamaría.

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, aseguró ayer por su parte a las víctimas de ETA que los terroristas no tienen "ninguna ventaja" por haber anunciado el fin de la actividad armada y les prometió que el Gobierno va a seguir garantizando que se cumpla la ley.

Alfonso lanzó este mensaje a las víctimas del terrorismo en una rueda de prensa en el Congreso en la que rechazó que su partido se esté alejando de ese colectivo, además de insistir en que las fuerzas políticas democráticas deben mostrar la máxima unidad para "no dejar ningún resquicio a ETA". El portavoz de los populares recordó que el Gobierno considera que no hay base probatoria suficiente para impulsar la ilegalización de Bildu y de Amaiur.

La líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, se declaró ayer "escandalizada" por el cambio de posición que a su juicio ha adoptado el PP en su política antiterrorista y cargó contra el partido del Gobierno, al que llega a acusar de haber "renunciado" a la lucha por la derrota de ETA. Esa nueva posición se refleja, según Díez, en el rechazo del PP a su moción para ilegalizar Bildu y Amaiur, que estaba en el programa electoral del partido de Mariano Rajoy y que ha provocado el malestar en el colectivo de las víctimas del terrorismo, pero también en el reconocimiento por parte del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de que su criterio es distinto en la oposición que en el Gobierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios