El Gobierno balear se plantea reclamar a Urdangarín los millones malversados

  • El juez Castro reanuda hoy los interrogatorios con cuatro ex altos cargos de Matas · Investigan el pago de 2,3 millones de euros al instituto Nóos por la celebración de dos foros sobre turismo y deporte

Comentarios 1

El Gobierno balear reclamará a Iñaki Urdangarín el dinero que supuestamente habría malversado de las cuentas públicas de la comunidad autónoma en relación con el caso Nóos si lo recomienda la Abogacía de la Comunidad Autónoma.

Así lo señaló ayer el portavoz del Ejecutivo autonómico, Rafael Bosch, tras la reunión del Consell de Govern y en referencia a la información de Diario de Mallorca en la que se concreta que el Govern reclamará al duque de Palma más de 2 millones de euros.

Bosh señaló que el Ejecutivo seguirá el criterio que establezca la Abogacía de la Comunidad para defender los intereses de Baleares y sus ciudadanos. "El Govern procederá si hay una actuación incorrecta", dijo el portavoz, quien subrayó la necesidad de respetar siempre el principio de presunción de inocencia.

El juez instructor del caso Palma Arena, José Castro, reanudará hoy los interrogatorios, con la declaración de cuatro ex altos cargos del Gobierno de Jaume Matas, quienes serán interpelados sobre el presunto desvío de parte de los 2,3 millones de euros que el Ejecutivo balear abonó a la entidad con motivo de la celebración de dos foros sobre turismo y deporte. En concreto, están citados el ex director general de Deportes y medallista olímpico José Luis Pepote Ballester (a las 9.00 horas); el ex asesor jurídico del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), Miquel Ángel Bonet; el ex gerente de la Fundació Illesport, Gonzalo Bernal, y el ex gerente del Ibatur, Juan Carlos Alía.

Sobre las jornadas que se investigan, Diego Torres, ex socio del duque de Palma al frente de la entidad, aportó a la causa diversas facturas para justificar el destino que se dio a los 2,3 millones si bien lo que en realidad revelaron fue la falta de justificación documental de dónde fueron a parar las cantidades así como el uso supuestamente fraudulento de numerosas facturas de servicios realizados. Ante esto, Torres manifestó en su declaración ante el juez que los convenios de colaboración firmados para celebrar los foros eran un patrocinio y por tanto Nóos no estaba obligada a justificar el destino del dinero.

Entre las múltiples facturas presentadas para justificar los eventos de Palma se encuentran otras tantas que se refieren en realidad al Valencia Summit o bien no guardan relación alguna con estos enclaves. Es más, un informe policial incluido en el sumario revela cómo Nóos destinó, con cargo a los 2,3 millones que recibió del Govern, más de 88.700 euros a costear billetes de avión y estancias de hotel cuya ubicación y relación con los foros se desconoce, así como a sufragar numerosos billetes de transporte ferroviario a pesar de que éstos "no parecen propios de ningún tren que circule por Baleares".

Según los investigadores, la única finalidad perseguida por Urdangarín y Torres con la toma del control de Nóos era poder contar con la cobertura formal de una asociación sin ánimo de lucro, a pesar de dedicarse en realidad a prestar servicios para la Administración en base a elevados precios para, tras recibir los fondos públicos, simularse la contratación de servicios ficticios a mercantiles del entramado societario de Nóos. Cantidades que acababan así en manos de empresas controladas por Torres y Urdangarín, que se apoderaron así de hasta 5,8 millones de euros de la trama, según la Fiscalía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios