Griñán demanda que el PSOE "sepa estar a la altura de Zapatero"

  • El presidente de la Junta de Andalucía asegura que los socialistas andaluces habrían apoyado su tercera candidatura. Rodríguez Ibarra encabezó el grupo de los que criticaron la decisión.

Comentarios 7

Una vez que Rodríguez Zapatero anunció que no se volvería a presentar, una treintena de miembros del Comité Federal tomó la palabra. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, abrió el turno con uno de los discursos políticos de más calado, en nombre de la organización más numerosa e importante del PSOE.

En otras cuestiones, siempre según fuentes del PSOE andaluz, defendió la "estabilidad institucional", y aseguró que los socialistas andaluces hubieran sido partidarios de que Rodríguez Zapatero hubiera sido el candidato en las elecciones de 2012.

Por ello, ante el anuncio del leonés, el mandatario andaluz apostó por garantizar esa estabilidad por "un partido unido frente a un PP que sólo va a querer destruir".

Griñán atribuyó a Rodríguez Zapatero la expresión de confianza más alta dada al PSOE "jamás", y ofreció todo el respaldo del PSOE andaluz ante las elecciones del próximo 22 de mayo. "El secretario general ha estado a la altura de un gran partido y espero que el partido esté a la altura de Zapatero", sentenció el líder socialista andaluz.

Sobre el proceso que se abrirá a partir de los próximos comicios, el presidente de la Junta no dudó en señalar que las primarias tenían sus "ventajas pero también sus riesgos", e insistió en la necesidad de que el PSOE acierte "eligiendo lo que suma y no lo que resta".

También intervino ante el Comité Federal el alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones. Reconocido zapaterista, el primer edil sevillano dijo claramente que no estaba de acuerdo con la decisión tomada por Rodríguez Zapatero, por entender que era la mejor opción del PSOE de cara a las elecciones de 2012. Y, sin pelos en la lengua, acusó a "una parte de la tripulación socialista de intentar tirar por la borda al capitán antes de que el barco llegara a puerto". El tercer andaluz que intervino en el Pleno del principal órgano socialista entre congreso del PSOE fue el ex consejero andaluz Francisco Vallejo, que básicamente destacó la apuesta del leonés por la democracia durante toda su carrera.

En cuanto los otros barones socialistas destacados, el lehendakari y líder del PSE-PSOE, Patxi López, apostó por la unidad y la responsabilidad, en la misma línea que Griñán, advirtió que quien abra el debate sucesorio antes de las elecciones de mayo "estará traicionando al partido" y recordó que el PSOE es un partido eminentemente municipalista dispuesto a dar la batalla.

A pesar de que no estaba muy de acuerdo con la decisión de Rodríguez Zapatero, el secretario general del PSC, José Montilla, dijo respetar la coherencia mostrada por el leonés, y apeló "más que nunca" a que el PSOE haga un ejercicio de "unidad, lealtad y coherencia".

Los presidentes de Extremadura y Castilla-La Mancha, Guillermo Fernández Vara y José María Barreda, que han sido los que más han empujado a Rodríguez Zapatero a que tomara una decisión, se justificaron ante el Comité Federal. El extremeño llegó a decir que ahora los candidatos serán los responsables de los resultados electorales. Ambas intervenciones no estuvieron entre las más aplaudidas de la mañana.

Fuentes de los asistentes aseguran que la intervención de Barreda y Vara sonaron a una justificación de lo que habían estado diciendo públicamente en los últimos meses. De hecho, el presidente extremeño, tras agradecer a Zapatero el gesto de "responsabilidad" que acababa de hacer, vino a decir que lo que le habían pedido era que "despejara dudas" pero no que no se presentara.

El ex presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra y el dirigente de UGT Manuel Fernández Lito encabezaron el grupo de voces críticas, pero a estos también se sumaron otras voces, con diferentes matices, como las del presidente del Senado, Javier Rojo, la senadora y ex ministra Matilde Fernández, el eurodiputado Juan Fernando López Aguilar o el alcalde de La Coruña, Javier Losada, además de la corriente Izquierda Socialista.

Los que expresaron su opinión negativa o sus dudas tampoco mostraron unanimidad en sus puntos de vista, ya que algunos como Ibarra, Lito, Matilde Fernández, López Aguilar o Juan Antonio Barrio no estaban de acuerdo con que la decisión se anunciara ahora y otros, lo que no compartieron, aunque sí respetaron, es que Zapatero no se presente.

Ibarra, según algunos de los asistentes a la reunión de hoy, no se mostró de acuerdo con que Zapatero haya anunciado su decisión antes de las elecciones del 22 de mayo porque está convencido de que no se van a respetar los tiempos y se hablará del asunto en plena campaña electoral. En esa línea, avisó de que si no hay una estrategia clara para evitar que el asunto contamine alguien puede acabar hablando de una pelea "entre policías y militares".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios