El resto del tintero

Griñán gana más

  • Pérez Rubalcaba es el candidato virtual que cuenta con más apoyo en Andalucía ante el convencimiento de que su tirón electoral ayudará al presidente en las elecciones

Comentarios 5

NI el extremeño Guillermo Fernández Vara ni el manchego José María Barreda, que tan a gritos lo habían solicitado, ganarán tanto como José Antonio Griñán con la retirada de Zapatero del cartel electoral de 2012. Los socialistas extremeños y manchegos, y muchos candidatos a alcaldías de grandes ciudades, admitían que la continuidad de Zapatero les iba a pesar como un lastre en las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo, pero la pesada bola se les ha convertido en un globo. En política un día se es villano, y al siguiente héroe, y al ZP que muchos rehuían como mitinero ahora lo invitarán para llenar plazas porque la retirada siempre lleva acompañada un halo melancólico de simpatía.

Pero en el caso del presidente andaluz, la consecuencia es directa. Pepe Griñán y el próximo candidato del PSOE a las elecciones generales compartirán cartel el mismo domingo de marzo de 2012; posiblemente, el 4-M. Ese día habrá elecciones andaluzas y nacionales. Nadie en su partido ganará tanto como él con un buen candidato, hasta el punto de que una derrota en Madrid del PSOE podría ser compatible con una victoria en Andalucía o un mal resultado aunque suficiente para gobernar con IU. Una debacle a nivel nacional, como la que estaba cantada con Zapatero, hubiera arrastrado a Griñán.

Así opinan muchos de los dirigentes andaluces con los que ayer habló este medio, dirigentes que, en su mayoría, entienden que ese buen candidato es Alfredo Pérez Rubalcaba. El vicepresidente y ministro del Interior es el político mejor valorado del Gobierno, y en los Barómetros del Grupo Joly siempre ha resultado como el favorito de los electores socialistas andaluces. El secretario general del PSOE en Cádiz, Francisco González Cabaña, no tuvo reparos en afirmar ayer desde el Circuito de Jerez que Rubalcaba es su candidato, aunque señaló que no es el momento de "poner septiembre por delante de mayo".

Sin embargo, y a pesar de que esta lectura fue asumida en su día por el presidente -que Zapatero le perjudicaba-, Griñán pasó de eso a apoyarlo. El lunes 14 de marzo hablaron de esto, y el 21 conversaron en Moncloa. Ese día, Griñán estaba citado para conversar sobre la inconstitucionalidad de la transferencia de las competencias del Guadalquivir, pero allí le repitió a Zapatero su opinión: que debía seguir. Griñán había apostado por la "estabilidad" porque consideraba que "lo peor había pasado", explicó uno de sus colaboradores. El presidente le telefoneó el miércoles para comunicarle que se retiraría como candidato, aunque mantendría la secretaría general del PSOE para conducir el proceso de la sustitución.

Pero, además, hay que considerar un factor interno. Quienes con más fuerza apoyaban la llamada Operación Rubalcaba, la que pasaba por nombrarlo candidato mediante una votación del Comité Federal que evitase la convocatoria de primarias y secretario general después, en un congreso extraordinario en otoño, han sido Manuel Chaves y Gaspar Zarrías (también José Blanco), miembros de la dirección nacional con los que la actual dirección andaluza no pasa por sus mejores relaciones. No es que se opusieran a la designación de Rubalcaba, aunque no creían conveniente un congreso extraordinario a las puertas de unas elecciones generales. "Los embajadores [de Rubalcaba] le daban miedo a los otros", comentó socarronamente un parlamentario andaluz. "Alfredo debe cuidar eso", señaló otra parlamentaria.

¿Por quién se decantarán Griñán y la potente federación andaluza ahora que Zapatero ya no será candidato? Es más que posible que el presidente andaluz esté situado donde reside el sentir mayoritario de la militancia; es decir, con Rubalcaba. "Chacón es como Zapatero, pero menos", valoró ayer una de las personas que asistió al Comité Federal y que conoce bastante bien la trayectoria del actual presidente en el partido. No obstante, la ministra de Defensa también contaría con seguidores en Andalucía. A la consejera de Presidencia, Mar Moreno; a la de Agricultura, Clara Aguilera, y al diputado por Málaga José Andrés Torres Mora se les considera chaconistas. Torres Mora, que es prácticamente un desconocido en Andalucía, fue uno de los primeros zapateristas y ahora forma parte de la dirección regional. Fátima Aburto, diputada por Huelva, se adelantó el viernes al señalar a Chacón como su favorita.

Algunos miembros andaluces que asistieron al Comité Federal expresaron, claramente, su temor por la convocatoria de unas elecciones primarias. Da pavor un escenario con cuatro o cinco aspirantes en el que Rubalcaba optase por no competir. De momento, la dirección socialista está por mantener la neutralidad en el caso de que haya varios contrincantes -que aún está por ver-, pero algunos dirigentes consultados, y varios de éstos muy favorables a Griñán, consideran que éste debería ejercer su liderazgo y apostar claramente por la persona que mayor beneficio aporte al PSOE andaluz en las elecciones. Lo contrario, la neutralidad, es entendida por estas fuentes como una oportunidad perdida por Griñán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios