Iglesias acusa al PP de radicalizarse para desmotivar al electorado del PSOE

  • El número tres socialista acusa a Rajoy de "dedicarse al silbo canario" y azuzar al ala ultra.

Comentarios 1

El secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, avisó ayer de una "derechización y una radicalización" del PP que persigue desmoralizar y desmotivar al electorado socialista y que está azuzada por su líder, Mariano Rajoy, mientras él "se dedica a aprender el silbo canario".

Iglesias se expresó en estos términos en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, la primera después del paréntesis de Semana Santa, que presidió el jefe del Gobierno y líder del partido, José Luis Rodríguez Zapatero.

El número tres del PSOE no escatimó calificativos para referirse al "discurso tan radical y extremo que está haciendo el PP", sobre todo en un asunto como la lucha antiterrorista, tras las declaraciones de los últimos días de varios dirigentes de ese partido, como José María Aznar, Jaime Mayor Oreja o María Dolores de Cospedal.

"Colocar todo este florilegio de personas que han tenido tanta responsabilidad en el Ministerio del Interior en un discurso tan radical en el momento de mayor éxito contra el terrorismo nos parece de una extraordinaria irresponsabilidad y deslealtad", enfatizó Iglesias.

De acuerdo con su análisis, mientras los interlocutores del Ejecutivo y de la oposición hablan con normalidad de la política antiterrorista e intercambian información, "los portavoces más radicales del PP tienen la obsesión enfermiza de mantener en primer plano el cuestionamiento al Gobierno". Su explicación es que el PP intenta desmoralizar al electorado progresista, alimentar a la derecha más extrema dentro de ese partido y evitar que se hable de asuntos como las políticas sociales que están llevando a cabo en las comunidades en las que gobiernan o de los casos de corrupción en los que están implicados algunos de sus dirigentes.

Marcelino Iglesias reprochó el comportamiento de Rajoy en todo este tema, ya que, por una parte, el líder del PP está azuzando a los interlocutores más radicales de su partido para mantener viva esta línea de ataque al Gobierno y, por otra, él se mantiene al margen y se dedica a aprender el silbo gomero en Canarias, donde ha pasado unos días de vacaciones.

A su juicio, sería "muy razonable" que si realmente liderara ese partido, Rajoy "pusiera un poco de orden en sus portavoces más radicales y ultras".

La portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó ayer por su parte que el PSOE ha vuelto a sacar otra vez al dóberman porque "de vez en cuando" el ministro de Fomento y vicesecretario del PSOE, "Pepiño Blanco, ladra" y con sus declaraciones "miserables" trata de tapar su "propio fracaso".

En declaraciones a Telemadrid, Sáenz de Santamaría replicó así a las acusaciones del PSOE según las cuales el PP con su actitud en relación a la excarcelación y posterior huida del etarra Antonio Troitiño "da oxígeno a los terroristas" y Rajoy no se atreverá a preguntar en el Parlamento al presidente del Gobierno por el terrorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios